El amor romántico nos enseña que tus ex no pueden formar parte de tu vida, que el amor es para siempre pero que, paradójicamente, cuando se termina ese fin también es para siempre.

Nos dicen que las personas que hemos amado han de desaparecer por completo.

Y si no es así esto provoca suspicacias, o comentarios malintencionados, o es que algo queda, o es que no lo has superado, o es que sigues enamorado o enamorada.

Esto hace que nuestras nuevas parejas muchas veces vean con malos ojos que sigamos teniendo contacto con esas personas:

¿No te parece raro que quede con ella?

¿No tienes celos de él? ¿No te parece raro?

Cuando lo raro es que después de compartir la vida

no quede absolutamente nada.

Por eso el hecho de que las exnovias del Príncipe Harry, Chelsy y Cressida, hayan sido invitadas a su boda con Meghan es algo fantástico y habla muy bien de sus intimidades.

Porque el amor romántico nos adiestra para que las mujeres piensen que la dignidad pasa por no

humillarse yendo a la boda de tu ex con "otra".

Porque si no se casó contigo es que tú no merecías

la pena.

Y con la que lo hace es mejor que tú.

Pero esto, la boda de tu ex, no tiene que ver contigo.

Tiene que ver con él y con su felicidad.

Y si tú quieres a alguien, o dices haberle querido,

te alegras de su felicidad.

Y si no puedes alegrarte es que tal vez no le querías.

Es que tal vez solo te querías a ti mismo.

Las bromas sobre la asistencia de Chelsy y Cressida en tono jocoso perpetúan esa idea violenta de que solo existe una única manera de querer.

Que el amor es dictado por el resto que te dicen qué es amar.

Pero el amor no es una única cosa y tampoco es inmutable.

Porque las cosas se transforman, se mueren y renacen.

El hecho de que tú valores a la persona con la que has tenido una relación más allá de esa relación.

Que todo el tiempo compartido,

los abrazos,

las discusiones,

el helado,

los baños,

las miradas,

los orgasmos,

los silencios,

los entierros,

los viajes,

las series,

las mañanas,

los miedos y los anhelos,

no sea en vano.

Que quede todo el afecto como una certeza.

Y que un día recibas una invitación a su boda porque quiere compartir contigo lo bueno que le pasa.

Y tú no te sientas triste.

Y tú lo celebres.

Y estés entre la gente que le importa.

Y que tu presencia diga:

Ey, me has ayudo a ser la persona que soy, gracias por dormir conmigo cuando me sentía pequeña, gracias por caminar un rato junto a mí, te deseo lo mejor.

Esa es una auténtica lección de vida.

Una verdadera lección de amor.
Roy Galàn

Visitas: 64

Etiquetas: Galàn, Roy, Una, amor, amor., cuando, de, el, enseña, es, Más...ese, ex, fin, formar, lección, no, nos, para, paradójicamente, parte, pero, pueden, que, romántico, se, siempre, siempre., también, termina, tu, tus, verdadera, vida

Los comentarios están cerrados para este post

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio