UN BESO, UNA CARICIA: EL LENGUAJE DEL TACTO (2)

El gesto cariñoso, el tabú.

El gesto amable de tocarse está sujeto a tabúes y prejuicios que solo sirven

para entorpecer la comunicación no verbal. Muchas veces se considera que

el tocarse solo forma parte del ámbito de lo amoroso, lo sexual; o el ámbito

familiar, donde las personas pueden ser cariñosas por el vínculo familiar qu

las une. A los niños sí se puede besar, hacerles cariños y gestos tiernos sin

que sean mal vistos. Pero incluso en este caso, muchos padres temen que

toquen a sus hijos por temor a un abuso.

Hoy en día niños y adolescentes se muestran menos receptivos a los gestos

de cariño porque creen que eso es cosa de niños pequeños y, al ver que los

mayores apenas si se tocan....... El miedo a que se malinterprete el gesto táctil nos conduce a no usarlo, entonces, poco a poco, vamos descartándolo de nuestro repertorio de conductas. Por otro

lado, las normas sociales marcan el espacio de proximidad que han de mantener las personas y

los "tocamientos" considerados correctos. Todo dependerá de la zona y modo en que se toca y del

parentesco y o confianza de las personas a las que se toca. Por lo tanto, en cuanto a la comunica-

ción táctil nos movemos no desde esa necesidad comunicativa sino desde pautas impuestas como

convenciones sociales.

Sabemos que tenemos que guardar ciertas formas pero debemos asumir que tocar a los demás es

parte de nuestra capacidad de amar y mostrar aprecio, cercanía y comprensión hacia los demás,

además de ser necesario para nuestra salud física y emocional, para nuestra autoestima porque no

solo deseamos saber que somos queridos, también necesitamos sentirlo, porque ese estímulo sobre

nuestra piel significa la ratificación de las palabras. Tocar y ser tocados es un arte que se aprende

con la práctica, que a su vez nos permitirá distinguir el toque tierno y cariñoso del curativo, del con-

solador, del que nos transmite seguridad o de ese otro de carácter abierta y sugerentemente sexual.

Diferenciarlos ayuda a gestionar nuestras reservas y miedos y a pedir o rechazar los contactos, de

acuerdo al momento en que nos encontremos. Es un apetito emocional que necesita ser saciado, un

deseo que debemos intentar satisfacer siempre respetando al otro.

 

Aprender a tocar y que nos toquen.

- Que los prejuicios no nos venzan. Si el respeto y la medida acompa-

ñan a la caricia o al abrazo, difícilmente el destinatario se sentirá agre-

dido o confuso. En caso que así fuera, dejemos que nos lo diga y expli-

quémosle nuestra conducta.

- Si no entiende nuestro argumento, desistamos; simplemente, nos he-

mos equivocado.

- La estimulación táctil activa las endorfinas, hormonas naturales del or-

ganismo que controlan el dolor y están relacionadas con la sensación de

bienestar.

- Un gesto dice más que muchas palabras. Por eso utilizar el tacto puede

contribuir a hacer más fiable, efectiva y entrañable nuestra comunicación.

- La mejor manera de expresar afecto, solidaridad, cercanía, cariño es tocar al otro, haciéndole saber

que nuestro cuerpo siente lo mismo que comunicamos con palabras o gestos.

- Tocar y ser tocados es una necesidad fisiológica y emocional cualquiera que sea nuestra edad.

- Acercarse a uno mismo a través de la piel es darse una entidad corpórea con la que poder acercarse

al otro.

 

  (Psicología )

 

 

 

 

 

Visitas: 300

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentario por Carmen A. el abril 29, 2012 a las 9:37pm

Perdonar el descuadre de los renglones, me dí cuenta una vez publicado.

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio