TARDE DE VERANO EN LA PLAZA DEL SOL DEL BARRIO DE GRACIA DE TARDE DE VERANO EN LA PLAZA DEL SOL DEL BARRIO DE GRACIA DE BARCELONA.

El verano quería decir adiós pero el calor se resistía a irse. La tarde empezaba a caer y en aquella plaza , la vida se hacia notar .
Hasta allí llegamos mi amigo Jordi y yo deambulando por el emblemático barrio de Gracia de Barcelona. Decidimos ocupar una mesa en una terraza y sentirnos parte de todo aquello.
Turistas, chicos okupas, gente progre, gente del barrio, componíamos un puzzle extraño pero interesante, y en medio nosotros dos mirando, observando.
La principal fuente de distracción eran las mesas que nos rodeaban, bueno mejor dicho, la gente que ocupaban las mesas. A mi lado dos chicas y un chico de chile y argentina respectivamente hablaban en alto, no paraban de hablar. Para compensar la mesa contigua la componía una pareja extranjera, con pinta de alemanes, los dos altos, fuertes, rubios y su vestuario decía somos guiris. A pesar de que eran jóvenes parecían una pareja de años, tranquilos, callados. Bebían, tapeaban y leían, así estuvieron casi 2 horas.
En la parte de enfrente los chicos okupas se reunían con sus mochilas, sacos de dormir, vasos de plástico con cerveza. Sentados en el suelo charlaban animadamente algunos mientras otros dormitaban y sus perros también compartían sus posturas. Eran dos, negros y grandes.
En esta plaza hay un monumento en un lateral, allí subido a él con sombreo y un libro en la mano un hombre de una edad que podía oscilar entre los 40 y 50 años, dejaba de leer y gritaba de tanto en tanto, en catalán frases sueltas e inconexas y luego volvía al mundo de su lectura.
En el centro de la plaza dos chicas jóvenes estaban sentadas en el suelo charlando, una de ellas en un momento dado se tendió bocarriba. Me pregunté si estaría esperando alguna señal del cielo que miraba. Luego se levantaron , charlando animosamente se fueron. Que alegre es la juventud!
Mientras, en nuestra terraza, la gente esperaba para coger mesa, de pronto creo que nos sentimos privilegiados.
Detrás de nosotros se extendía uno de los lados de la plaza con unos escalones, cuando nos dimos cuenta estaban llenos de gente, más chicos y chicas progres, con sus perros, sus cervezas, sus charlas animosas…..
En un banco un joven tocaba una guitarra y cantaba, mi amigo me dijo que creía haberlo visto en el metro.
En un momento de aquella tarde de setiembre me di cuenta que la vida cobraba otra dimensión desconocida para mi y pensé que los sitios donde estamos, la gente que están en ellos son los que enmarcan las sensaciones de nuestra existencia.. Que nosotros solos, en un vacío, no seriamos nada.
Tal vez sea la energía que desprendemos , los aromas, las voces de los demás lo que configuran nuestros momentos.
Después de pagar un precio abusivo por las bebidas que no tenian un gusto definido, mejor dicho ni casi gusto, no fuimos nosotros también quizás dejando, sin saberlo, impresiones en otra gente.
Caminando por una calle pasamos al lado de la plaza del Diamant donde la escritora Mercé Rodoreda situó gran parte de su novela que lleva por título el nombre de dicho lugar y me prometí volver. Miré a Jordi y supe que había adivinado mis pensamientos y que él también querría hacerlo. Comprobar si el tiempo jugaría con nosotros y nos transportaría en sensaciones a ese mundo literario de esta autora.
Por que no?. Todo puede ser posible en la magia de las sensaciones.
Eso es lo que me gusta de Jordi, que a pesar de los años tiene esa parte de niño que cree aún en los milagros, en la realidad de las irrealidades.
Interiormente le pedí que no cambiara nunca. Es lo que hace que cada momento sea único, que no exista el tedio ni la monotonía. Es lo que le hace a él tan especial.

Visitas: 123

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentario por emlio el septiembre 13, 2011 a las 10:59pm
Esta muy bien  toda la descripcion del barrio de gracia  que se menciona en el escrito.Te envuelve ese barrio no se que tiene... quizas algo magico. tienes que visitarlo
Comentario por juan marin el septiembre 8, 2011 a las 8:58pm


Una descripción muy fidedigna de una tarde noche, en la plaza del sol, eres  muy observadora y descriptiva ,  me ha traído recuerdos de las veces que he estado, un poco pequeña, pero así es más familiar. Ya se han acabado lasfiestas, lo mismo me paso una noche, a percibir sensaciones

Saludos 

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio