Algunos sueños iban enfundados en jeans, otros iban casi desnudos, provocativos. Había sueños paseando a sus hijos, y algunos, los más afortunados, andaban en auto.
Los días de calor Dios se disfrazaba de hombre, bajaba, se sentaba en la mesa de algún bar y disfrutaba viéndolos pasar, sentía sus perfumes dulces, fragancias que elocuentemente le recordaban al Edén y por un instante odiaba su condición de deidad.
Los días de calor, Dios al igual que los hombres, se rendía ante la evidencia de que los sueños y las mujeres son la misma cosa

Visitas: 101

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio