MARTHA Y ARIEL

 

Martha y Ariel, se conocieron hace un año y medio, por circunstancias de la vida se retrasaba su encuentro, año y medio de esperar y por fin llego el día, fue una mañana de otoño, un día muy bonito, un marco perfecto para que sus cuerpos se unieran y expresaran todo la pasión y el deseo acumulado por tanto tiempo, sus estilos de vida los obligo a encontrarse en un motel, él llego primero en su cuatrimoto, reservo el cuarto y la llamo para decirle en cual estarían, ella emocionada llamo al taxi que la llevaría a su encuentro con él, llego el taxi, sus corazones estaban nerviosos y ansiosos, él pago, bajo la silla de ruedas para que ella subiera, entraron a la habitación, él comenzó a besarla con ternura pero a la vez con pasión y Ariel se sentó en la cama, la acerco a él para seguirla besando, se abrazaron y se entregaron a los besos, Martha estaba un poco mas tranquila, él estaba tan emocionado que su respiración era tan agitada y el corazón parecía que se le iba a salir del pecho, ella le dijo: -Mi amor, ya estamos aquí, cálmate respira hondo, él se tranquilizo un poco y le ofreció a Martha ayudarla a subir a la cama, pero ella le dijo: -Yo puedo hacerlo amor, solo permíteme pasar, y él se quito y le pregunto: -¿En que te ayudo? Ella le dijo: -En nada cielo, y se paro y despacio se fue sentando en la cama, Ariel se acercó y comenzó a besarla otra vez, él le quito su blusa y quedo al descubierto su pecho cubierto con un brassier rojo, Ariel no dejaba de besarla, le quito los zapatos y  las medias y le dijo: esto es anti sexy y rio un poco pero aun se notaba que estaba nervioso, cuando quedaron al descubierto sus pies, los beso con devoción, los acariciaba, metió sus dedos a su boca y los chupo, una y otra vez los besaba y lamia, ella empezó a sentir un calor muy agradable que le subía despacio, después ella se acostó y él comenzó a desnudarla, ella se acomodó en medio de la cama, él se desnudo también y fue al encuentro de ese cuerpo imperfecto, pero que amaba tanto, marcado por la polio,  con sus cicatrices en las caderas los muslos y los pies, la vista de esas piernas lo excitaron aun mas, se sintió un poco raro de sentir eso, porque hasta ese día solo la había visto en su coche sentada,  nunca la había visto sentada en su silla de ruedas, se puso sobre ella y la beso con frenesí, sus besos estaban cargados de ansiedad y pasión, metía su lengua en la boca de ella que hacia que ella dejara de respirar por instantes y aumentaba su excitación, ella lo abrazo y se entrego al calor de esos besos, despacio su vagina comenzó a reaccionar ante el estimulo de la boca de Ariel sobre la de ella, empezó a soltar la humedad que prepara la entrada para recibir uno de los máximos placeres de la vida, después de un buen rato de estarse besando él la vio a la cara y le pregunto: -Me permites comerte tu conchita? Ella le respondió: -Claro que si, y abrió despacio sus piernas porque no podía hacerlo de manera brusca si lo hacia rápido se lastimaría, principalmente su pierna derecha que fue la mas afectada por la polio y estiro sus brazos hacia arriba, Ariel comenzó a pasar su lengua por las piernas de ella, por sus rodillas, en ese momento ella noto lo sensibles que eran sus rodillas ante sus caricias y no lo sabia, porque nunca le habían besado las rodillas así como él lo hizo, ella comenzó a gemir y a excitarse de una manera descomunal, gritaba por los besos y las caricias de su lengua, el lamia su clítoris de abajo hacia arriba y hundía su cabeza en su concha, metía sus dedos suavemente pero firme y estimulaba su punto G y mientras tocaba sus pechos, sus pezones los apretaba con suavidad pero de tal forma que combinado con sus caricias y besos a su vagina la volvió loca de placer,  regresó a poner su cabeza entre las  piernas de ella y comenzó a lamer las orillas sus labios vaginales,  su cara estaba empapada de sus jugos, lo hacia cada vez mas intenso hasta que ella comenzó a temblar ya gritar por el intenso orgasmo que él le estaba provocando, gemía, se retorcía, juntaba sus piernas apretando la cabeza de él, hasta que llego el momento cúspide del orgasmo y tembló todo su cuerpo, sus pezones se endurecieron de tal forma que parecían unas pequeñas montañas, su respiración se hizo agitada y entrecortada, su cuerpo comenzó a relajarse, él se puso de lado junto a ella la comenzó a besar, su boca estaba mojada con los fluidos vaginales y comenzó a besarla y ella probo su propio sabor, era delicioso, sabia a agua de mar, que junto a la saliva de él hacia un gusto muy especial y a ella le fascino el aroma y el gustillo, ella comenzó a delinear sus labios con los dedos y él los metió a su boca y los chupo con delicadeza los metía hondo en su garganta, después de un leve descanso, él le pidió a ella que lo hiciera gozar, ella le sonrió y comenzó a acomodarse para ofrecerle placer con su boca, tardo en acomodarse por su condición, porque quería ponerse lo mas confortable posible, para darle a él todo el placer que pudiera proporcionarle su boca, puso sus labios en su pene que estaba como piedra, lo beso suavemente y metió despacio el miembro endurecido a su boca, chupo una vez y él comenzó a gemir y decía: -Ahhh amor, que delicia no pares!!! mmmmm, ella lamia de arriba a  abajo y a lo largo de su pene, haciéndolo cerrar los ojos para concentrarse en el placer que esa mujer bella e imperfecta le proporcionaba,  ella estaba comenzando a sentir una excitación mas que física, mental, deseaba darle placer pero a la vez la estaba invadiendo la idea dominar un poco su excitación, ella mamaba y chupaba el pene como si fuera a sacar un elixir maravilloso de él, de pronto ella le ordeno: -Levanta las piernas, él levanto la cabeza y la miro fijamente, ella vio el desconcierto en sus ojos y le volvió a decir: -Levántalas ahora!!!, no se lo gritó, pero lo dijo con una firmeza que él obedeció y las levantó, ella lamia sus ingles, acariciaba con su mano sus piernas y masturbaba duro su falo y de pronto metió su lengua en su ano, lo hizo gemir, con lengüetazos acariciaba duro alrededor de su ano, metía y sacaba su lengua, besaba y babeaba el agujerito, él se sostenía con las manos y trataba de alzar mas las piernas mientras ella besaba y succionaba el ano del hombre que amaba en ese momento, también hundía despacio un dedo y él se volvía loco de placer, volvía a su pene y lo chupaba casi con desesperación y en un momento dado, él le pidió que jalara sus testículos con los dientes, ella lo dudo, pero lo hizo, él se retorcía de gusto y gemía de una manera excitante, también le pedía: -También con la mano, jala, jala, ella lo hacia y su excitación crecía cada vez mas, instantes después él la sujeto del cabello y la atrajo mas hacia si mismo y hundía su pene hasta la garganta de ella,  ella por un reflejo lo tuvo que retirar y de su boca surgió una saliva espesa, pero volvió a meterlo en su boca y seguía masturbando con mas fuerza, su cuerpo deseaba llegar a la cúspide,  pero él quería seguir gozando ese momento y se incorporo y le pidió a ella que se pusiera en 4, quería penetrarla por detrás, pero no su ano, ella levanto sus nalgas y se ofreció al hundimiento de su falo, él la tomo de las caderas y la penetro con fuerza, ella gimió al sentir en su concha el poderoso miembro, ella se dio cuenta que podía verse en el espejo que estaba enfrente y siguió con detenimiento los movimientos de él, ella miro con fascinación como él penetraba una y otra vez su jugosa concha, él al sentir esa humedad no se resistió y dejo de penetrarla, se agacho y comenzó a lamer su vagina, bebiéndose cada gota de ambrosia, al menos para él, así le parecía, ella mordía su almohada, tratando de ahogar un poco sus gemidos, él antes de que ella volviera a subir al cielo, por medio de su boca, se detuvo y de nuevo le pidió placer a ella, Martha tuvo que contener su orgasmo, pero no le importo, con tal de darle a él mas placer, se contuvo, él se acomodó a su lado y ella empezó a lamer los pliegues de sus piernas, los besaba y acariciaba tan deliciosamente, besaba, acariciaba, chupaba y succionaba ese pene, que en ese momento era el punto de atención para ella, y él al sentir tanta pasión por parte de ella,  se dejaba llevar por su instinto animal, a tal punto que bramaba pidiendo mas movimiento, mas hundimiento en la garganta de ella, pero por la limitación de ella, se le canso su cuello y no pudo concluir su deseo de que su boca y sus labios le provocaran un orgasmo descomunal, y él termino masturbándose hasta que su cuerpo comenzó a temblar y  le dijo a ella, con su voz entrecortada por la excitación:  -Mi amor deberás tragarte todo, todo lo que mi cuerpo te de, si no lo haces me perderás, ella le respondió: -Si amor beberé todo y serás mio para siempre, él con un grito y un movimiento brusco le puso su pene en la boca y un chorro de semen empezó a inundar la boca, la garganta de ella que bebía todo sin tirar una gota porque para ella era casi como agua bendita, después de ese momento tan esperado por ella, el de beber todo su semen, se puso boca arriba  y comenzaba a sentir u poco de frio en su cara, por estar empapada del sudor de él, Ariel descansaba a su lado y se abrazaron fuertemente, él le dijo a ella: -Que sensación tan diferente es esta, yo no sabia que tenias tan limitado tu cuerpo y sin embargo ha sido la mañana mas deliciosa que he pasado, ¿será porque en este momento eres la mujer que amo mas que mi vida?, y después él le susurro de frente y sosteniéndole su cara con sus manos, -Gracias por existir, por estar aquí conmigo y se dieron el beso mas tierno que nunca se habían dado, él de repente puso una cara de tristeza y una lagrima asomo a sus ojos y volteo a verla y le dijo: -Debemos irnos, no quiero separarme de ti, ella le dijo: -No será la primera ni la ultima vez que estemos juntos, ya veras y se incorporaron de la cama, él se metió a bañar, ella no quiso hacerlo, porque pensó, si me baño con el agua se ira su aroma y no quiero que se vaya de mi su olor, cuando él salió le ayudo a ella a vestirse y una vez mas le beso los pies antes de ponerle sus medias y despertó de nuevo el deseo en su piel y se fundieron en un beso intenso que reavivo la hoguera de su cuerpo.

Visitas: 677

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio