Relato erótico "Una noche especial" 1ra parte

No era una noche cualquiera...

Lo había invitado a cenar a Javier. Llevábamos un tiempo conociéndonos, pero no demasiado. Me llamaba mucho la atención su inteligencia, su forma de expresarse, educado y respetuoso como pocos, creo que eso fue lo que hizo que me fijara en él.
Los encuentros al principio eran más bien espaciados, nos fuimos descubriendo de personalidades muy parecidas, y eso nos divertía.
Días más tarde los encuentros eran prácticamente a diario, pasábamos más horas juntos que separados.

No hace muchos días atrás me sorprendí mirando el reloj para saber con exactitud cuánto faltaba para nuestro encuentro.
No caben dudas que estaba por demás entusiasmada, gratamente percibía el mismo entusiasmo de su parte.

Habíamos quedado exactamente a las diez de la noche en mi casa. El se encargaba del postre. Yo del resto.

No soy una experta en la cocina, pero digamos que me defiendo bastante bien.

Quería destacarme. Era nuestra primera “cita” y debía ser “especial”. Pensé en varias opciones, pero nada me convencía, traté de hacer memoria de aquellas charlas culinarias que habíamos tenido y recordé que le gusta el pollo, así que no hubo mucho más que pensar. Recurrí a una comida no muy sofitiscada pero apetitosa … “milanesas de pollo a la napolitana" con papas a la crema, ese fue el menú escogido para aquella primera vez.

Esa tarde hice las compras necesarias para que no faltase nada.
Recordé que se me habían acabado los sahumerios de mi fragancia preferida. Así que compré una esencia perfumada de exquisito olor a jazmines para aromatizar el ambiente. Estas fragancias me transportan al mejor de los jardines.
Siempre me ha gustado perfumar el sitio en el que me hallo.
Aunque a raíz de mi trabajo no pueda pasar las horas que desearía cuando lo hago lo disfruto enormemente.
Mientras las milanesas se cocinaban a horno suave fui por una ligera ducha (pero reparadora), al salir de ella me hidraté con mi mejor crema humectante, la que me trajo mi amiga cuando estuvo en París a principios de año. Me deja la piel suave como una seda, además su exquisito perfume se penetra en la piel desprendiendo su aroma al andar.

No podían faltar unas gotas de colonia para oler aun más rico, poquito; tampoco quería que se sintiese relajante.

Me puse un lindo conjuntito de brodery blanco de diminuta cola less (no me gusta me marque la ropa). No me decidía que ponerme… si pantalón o pollera, hacía calor , luego de deliberar un buen rato y previo apagar el fuego, me incliné por una mini de jean muy cortita con bolsillos adelante que la hacen re copada. Acompañe con un top rojo de lycra, cortito y pegado al cuerpo, dejando ver mi arete en el ombligo y el tatoo que tengo justo debajo de la cintura. Y unas sandalias blancas de taco chino que cruzan varias tiras ajustando en lo alto.

Me miré al espejo y acomodándome las lolas dejando asomen un poco por el escote en forma de “V” me contenté con la imagen que este me devolvía. Un toque de rímel para resaltar algo más los ojos fue el único maquillaje que llevaría.
Marche para la cocina apresurada dado que frente a mí se hallaba el reloj colgante que anunciaba quince minutos para las diez.

Estaba colocando la salsa napolitana cuando el timbre se hizo escuchar, saber que Javier ya había llegado me produjo un escalofrió que me corrió por todo el cuerpo...

Usando mis dedos de peine me retoqué frente al espejo que está detrás del sillón principal.
En el trayecto me alineé la ropa y abrí la puerta con toda mi feminidad esbozando mi mejor sonrisa. Ahí estaba él, elegantemente vestido para la ocasión, un estilo clásico y a la vez moderno; que por cierto le sentaba muy bien. Javi no es un chico del cual yo me daría vuelta para mirarlo si me lo cruzo por la calle, podría decir que no está dentro de mi target, pero contradictoriamente me atrae,( su personalidad, simpatía, inteligencia), no lo sé, pero me atrae, y me pone nerviosa, y eso en mí no es fácil, no lo logra cualquier hombre.

Abro la puerta y tratando de disimular el nerviosismo que me invadió -y que me hizo hasta ruborizar e intenté disimular con una gran sonrisa-, lo hice pasar.
En un intento de saludarnos acercamos nuestros rostros y nuestras bocas se rozaron sin querer. Me costó reaccionar y volver a la realidad, pero creo que a él le pasó lo mismo porque se quedó tieso por unos instantes.
Sonrió al darse cuenta que aun permanecía con el paquete (postre) que traía en sus manos, y me lo ofreció pidiéndome que lo llevara a la heladera.

Una vez dentro lo invité a sentarse señalándole uno de los sillones que estaba frente a él.
Creo que fue como para romper el hielo hizo un comentario sobre el rico aroma que provenía de la cocina.
Me dio el pie perfecto para comentarle que me faltaban ultimar algunos detalles para que la cena estuviera lista; fue entonces cuando se paró y se ofreció a ayudarme.
Agradecí su gesto diciendo que no era necesario pero que si quería me acompañase a la cocina mientras yo terminaba.
Me dirigí al horno y dí vueltas las papas para culminar la cocción, de espaldas a él que permanecía sentado en una de las banquetas del mini bar, y en un momento se hizo un profundo silencio; percibía su mirada recorriéndome. Cuando de pronto y de la nada hizo alusión sobre mi vestimenta, diciendo: _ “te queda muy linda esa pollera, realmente te ves hermosa”, (y no me había equivocado “me había estado observando”) giré para agradecer el halago y me encontré frente a frente con él, (se había parado y situado justo detrás mío). Corriéndome el cabello que me cruzaba por los ojos dice:
_No he podido evitar dejar de mirarte desde que llegué…
(silencio otra vez)

No pude evitar sonrojarme, como tampoco pude evitar que sus labios posaran sobre los míos, fue tan suave y tan dulce que cerré los ojos y me dejé llevar.
Las palabras sobraban, su respiración y la mía era todo lo que se escuchaba.
Se disculpó por el exabrupto separando sus labios de los míos con cierto grado de congoja.
Sin responderle absolutamente nada, retiré “justo a tiempo” la cena del horno, un par de minutos más y se me recocinaban...

Serví directamente la comida en los platos y poniéndolos sobre una firme bandeja le pedí que me acompañara al comedor.

Previamente decoré y ambienté la mesa con mantel y servilletas blancas delicadamente dobladas en la copa de cada uno. Para completar armé un centro de mesa adornándolo con flores frescas que había comprado para la ocasión, quedó tan lindo que parecía un restaurant de alto nivel.

Me felicitó por tener buen gusto refiriéndose a la decoración de la mesa.
Nos sentamos uno frente al otro y empezamos a comer.
Al degustar el primer bocado buscó mi mano, la alzó hasta a la altura de su boca, la besó suavemente como signo de admiración a la vez que me comentaba lo exquisita que estaba.

Hablamos un poco de todo.
Desde lo que nos pone de mal humor, lo que nos divierte. Pero principalmente hicimos hincapié en lo mucho que coincidimos. Eso es algo que nos ha llamado la atención desde que empezamos a conocernos. No es común que dos personas coincidan de semejante manera, y mucho menos esperaba encontrarlo en el sexo opuesto.

Hubo un momento que nos quedamos sin conversación, pero nuestras miradas hablaban por si solas.
Fue una situación un tanto incomoda a pesar que duró tan solo unos minutos, pero se hicieron eternos...

Estaba claro que nos atraíamos. Desde aquel beso en la cocina quedé algo aturdida...

Tenerlo ahí en mi casa y en mi mesa, era algo que tiempo atrás ni siquiera lo hubiese imaginado.

.

Continuará

Si encuentro algunos adeptos colgaré la 2da parte. Y para los que no les guste esperar a que publique el resto del relato pueden entrar a leerlo a mi blog personal www.misrelatoshot.wordpress.com
Escribir es uno de mis hobby, y en estos últimos tiempos se me ha dado por incursionar en la literatura para adultos. Espero no me juzguen mal, ni me etiqueten de tal o cual cosa. Soy muy respetuosa de las personas, y con esto no busco crear polemicas, aclaro esto porque para algunas personas hablar de sexo abiertamente sigue siendo tabú, en mi caso soy una mujer de mente abierta, y puedo escribir las cosas más explicitas y fuertes que se imaginen, espero no ser marginada por ello.
Antes de subir este, mi 1er relato erótico me puse en comunicación con Fran para pedir permiso donde subir correctamente este tipo de escrito. Y bueeeeeee acá estoy. Espero que a los que les gusta leer este tipo de escritos les guste, así como espero conocer sus comentarios.
Me gusta la critica constructiva, así que adelante, no me ofenderé si lo hacen.
Que tengan un buen día!!!!

Visitas: 5250

Etiquetas: Martina, caseros, eróticos, relatos

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentario por Martina Spósito el julio 9, 2009 a las 12:52am
Gracias Luz y Hector por pasar y dejar sus comentarios.
BESITOS
Comentario por Héctor el julio 5, 2009 a las 4:52pm
Hola necochense! Desde el '88 hasta el 2000 vivi en esa ciudad que es como mi segundo hogar.
Me gusta como escribís, uno se "mete" en la historia...felicitaciones!
Yo también escribo algo de tanto en tanto (podés verlo en mi perfil), aunque generalmente son notas reflexivas.
La foto que ves me la saqué en la av 2, cerca de la 83, el último verano. Te dejo mi msn por si acaso te querés comunicar: hector_live@hotmail.es .

saluditossss!!
Comentario por Martina Spósito el julio 4, 2009 a las 2:44am
No los había visto, gracias Luz. Muy amable. Mañana subo el resto.
Slaudos.

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio