Perdón. Por pensar que éramos todo, cuando para ti no era nada.

Perdón por todos los “te quieros”.

Perdón por creer en ti, por quererte y por desvivirme, perdón por darte todo, por hacer todo por y para ti, por cambiar mi vida y sobre todo por darte todo lo que había en ella. Gran error. Pero sabes, no me arrepiento, aprendí y aprendí mucho.

Y sobre todo TE PERDONO.

Te perdono por haber dicho “te quiero” sin sentirlo.

Te perdono por mentirme. Te perdono por haberme ilusionado.

Te perdono por haberme hecho tan feliz con tantas mentiras, no puedo imaginarme lo feliz que seré cuando alguien me hable con la verdad.

Te dejo ser tú. Te dejo tu  libertad para que hagas, decidas, para que vueles. Al final siempre fuiste libre. Nunca me di cuenta de ello, nunca me di cuenta que tus alas eran demasiado grandes como para no volar. Ve, sé feliz.

Te perdono por no haberme querido, por no haberme amado y por haberme engañado.

Te perdono porque gracias a eso me di cuenta que es lo que en verdad quiero de alguien y que ahora no hay persona que más ame en la vida que yo misma.

A partir de ahora no pediré perdón por ser yo en toda la extensión de la palabra.

En cambio,  te perdono por haber sido tú, el hombre detrás de la máscara que no llegué a conocer.

De la web

Visitas: 107

Los comentarios están cerrados para este post

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio