Es  en  el  antiguo  bosque,

Es  en  la  selva  encantada;

Se  respira  el  grato  aroma

Que  la  flor  del  tilo  exhala,

Y  fulgor  maravilloso

De  la  luna  solitaria,

Mi  corazón  va  llenando

De  delicias  olvidadas.

Andando  voy,  y  a  mi  paso

El  aire  rompe  su  calma:

Es  el  ruiseñor  que  amores

Y  penas  de  amores  canta.

Canta  el amor  y  sus  penas,

Sus  delicias  y  sus  lágrimas;

Y  llora  tan  tristemente,

Gíme  con  dulzura  tanta,

Que  mil  sueños  olvidados,

En  mi  mente  se  levantan.

Sigo  andando,  y  en  un  claro

De  la  selva  abandonada,

Ante  mí  miro  un  castillo

Que  alza  sus  viejas  murallas.

Cerradas  miré  las  rejas,

Todo  era  tristeza  y  calma;

Creí  que  tras  de  los  muros

Sólo  la  muerte  habitaba.

 

Vi  una  esfinge  misteriosa

Ante  la  puerta  parada,

Cuyo  aspecto  a  un  tiempo  mismo

Atraía  y  espantaba:

De  león  era  su  cuerpo,

De  león  eran  sus  garras,

Y  de  mujer  su  cabeza,

Sus  flancos  y  sus  espaldas.

¡ Una  hermosa  prometía

Deleites  con  su  mirada;

De  sus  labios  arqueados,

En  la  sonrisa,  vagaban

Promesas  halagadoras,

Misteriosas  esperanzas.

¡ El  ruiseñor  en  el  bosque

Tan  dulcemente  cantaba !

Resistir  no  me  fue  dado,

Y  desde  que  en  hora  infausta

Sellé  con  un  beso  ardiente

Aquella  boca  de  lava,

Por  un  encanto  invisible

Miré  sujeta  mi  alma.

Viva  tornose  de  pronto

Aquella  marmórea  estatua:

Suspiros,  tiernos  suspiros

de  sus  pechos  se  escapaban,

Y  con  sed  devoradora,

Anhelante,  apresurada,

Bebió  de  mi  ardiente  beso.

-El   ruiseñor  lejos  canta-

 

Heinrich Heine

Visitas: 152

Etiquetas: Heine., Heinrich, Preludio.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio