Resultado de imagen de mujeres sexis giphy

No toda mujer tiene algo de puta


Hoy me he topado con un artículo:

Toda mujer tiene algo de puta.

Después de leer el título, creía que nada me sorprendería, pero al llegar al final sólo he podido decir: ¡Oh, cielos! He pensado en mandar un mensaje a la autora. Sí, autora. Ella.

Pero hoy amanecí generosa y he decidido hacerle publicidad gratuita porque como mujer -no puta-, me adjudico el derecho a opinar acerca del citado texto.

Dice el escrito, entre otras muchas cosas, que las mujeres que llevan los labios rojos, y visten minifalda son consideradas putas.

¡Toma ya! Me digo mirando de reojo las barras de labios que hay sobre la cómoda.

Pues no, no estoy de acuerdo. De hecho, hace unos días me sentí felizmente guapa con mi vestido y mis labios rojos.

Además, creo que las mujeres que desempeñan la profesión más antigua del mundo, merecen un respeto. Muchas de ellas son engañadas, secuestradas o maltratadas por algún malnacido, o se han visto en la necesidad de ejercer esta profesión para alimentar a sus hijos, o lo hacen porque les da la gana.

Y antes de juzgarlas a ellas, posiblemente empezaría hablando de sus clientes.

Pero no seré yo la que juzgue sus vidas, porque nunca he tenido que ponerme en sus zapatos.

El hombre quiere una mujer que lo satisfaga pero si se comporta sin miedos y con los pantalones bien puestos para decirle al mundo lo que desean, es tachada como puta.

Lo confieso, me quedo sin argumentos para debatir afirmaciones como esta. Hasta donde alcanza mi memoria, siempre he sido una persona con pocos miedos y con decisión ante la vida, ¿¡seré puta!?...

Nos hemos encargado que la mujer ideal sea una madre abnegada, una esposa sumisa, una hija solapada, esa mujer intachable a la cual jamás se le relacionaría con algún acto carnal y es por culpa misma de las mujeres que el hombre las ha sometido a cumplir esos roles que aún son notorios después de 14 años de transcurrido del siglo XXI, y esto continúa, leo y releo algunos párrafos creyendo que los he leído mal, pero no.

Dicen lo que dicen.

Y yo alucino cada vez un poco más.

Nunca he sido partidaria de fomentar estos debates sexistas, pero si algo tengo claro, es que hombres y mujeres somos diferentes.

Y mucho.

De nada sirven algunas comparaciones.
No soy feminista, ni sexóloga, ni terapeuta…

Soy simplemente una mujer que se rodea de mujeres que, como mi madre, siempre ha cuidado su aspecto, y a la que nunca he visto como madre abnegada; de amigas casadas o emparejadas que han encontrado a la persona con la que compartir sus días aprendiendo a respetarse como lo que son, personas sin más; de mujeres felizmente solteras, que no se esfuerzan en dar explicaciones.

Mujeres que han expresado sus sentimientos, y han compartido sus fantasías sin miedo a que las tacharan de putas.

No generalizaré, porque sé perfectamente que no existe una norma que nos haga a todas iguales, cada cual tiene una circunstancia, unos valores y una educación, pero creo que no debemos juzgar tan alegremente, porque es difícil conocer la historia de cada cual.

Entiendo este escrito como un grito de guerra, una extraña necesidad que tienen algunas mujeres de tener que demostrar siempre que son mejores que los hombres, que no los necesitan porque son felizmente independientes.

Y cuando esa soltería es una elección, el insulto sobra, pero si la soltería es una obligación entonces la cosa cambia. Uno de los grandes errores de este mundo en el que vivimos es que creemos que para defender nuestra posición hemos de criticar al resto, cuando todos somos libres de elegir el lugar en el que queremos estar.

Pero claro, eso a veces cuesta, y el insulto es el camino más fácil.

No, no todas tenemos algo de putas, y no, no todos hablan así de las mujeres.

No generalicemos por culpa de unos cuantos que nunca supieron respetar a una mujer, puta o no. Si queremos que nos respeten, tenemos que empezar respetándonos entre nosotras.

Laura Riñon Sirera

Imagen relacionadaImagen relacionada

Imagen relacionada

 〰 •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• 🔹Él: Me gusta hacer mis sueños realidad. 🔺Ella: Y mientras de mi dependa, es un placer idílico hacértelos realidad. •••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••••• #Repost @virginiarose7 #HistoriasCortas #historiasEróticas #LaSanta #eroteca #besos #historiasDeEllaYEl

Imagen relacionada

Imagen relacionada

Toda mujer tiene algo de puta


La sociedad se ha convertido en la plaza donde se somete a la mujer al escarnio público cuando decide mostrarse tal y como es, expresando su sensualidad y deseos abiertamente. Puta es sinónimo de prostituta, mujer que cobra a cambio de sus servicios sexuales pero no todas las mujeres cobran. Puta le llaman a aquella mujer que decide pintarse los labios de rojo, que decide usar unas medias de encaje, que decide usar transparencias, que decide usar minifalda, que decide masturbarse, que decide tener sexo sin compromiso, que decide besar a quien le gusta; Pues si estas actitudes son características de una puta, entonces toda mujer tiene algo de puta.

El mundo está ávido de esas mujeres decididas, con personalidad, atrevidas, de mente abierta, mujeres seguras, extrovertidas y llenas de espíritu pero cuando una mujer hace lo que quiere (guardando las proporciones) aparece la doble moral de la que tanto nos quejamos pero hacemos parte; el hombre quiere una mujer que lo satisfaga pero si se comporta sin miedos y con los pantalones bien puestos para decirle al mundo lo que desean es tachada como puta, como un objeto sexual pero ellas también sienten y tienen el derecho a disfrutar de lo que desean y lo que quieren para sus vidas en cualquier ámbito tanto sexual como laboral y familiar.

Los hombres siempre están esperando tener una mujer para mostrar ante la sociedad y nos hemos encargado que la mujer ideal sea una madre abnegada, una esposa sumisa, una hija solapada, esa mujer intachable a la cual jamás se le relacionaría con algún acto carnal y es por culpa misma de las mujeres que el hombre las ha sometido a cumplir esos roles que aún son notorios después de 14 años de transcurrido del siglo XXI, porque muchas por ese miedo a ser tachadas de puta no expresan sus sentimientos y pensamientos libremente.

Cada segundo en el mundo una mujer es victima de violencia, abuso o discriminación y aunque no hay ninguna razón valida tal acto, todos, hombres y mujeres deberíamos emprender acciones para que tales situaciones no ocurran mas y permitan la libre expresión de los deseos femeninos ante la sociedad.

Las mujeres de hoy en día no necesitan de un hombre para salir adelante ni para que las mantenga , son mujeres independientes que tienen los mismos derechos y deseos de un hombre y se consideran putas por disfrutar de su sexualidad libremente, pero las mejores putas son aquellas que se valoran más a sí mismas, que son capaces de tomar decisiones en pro de su bienestar, como sacar a un hombre de su vida que no le aporta nada bueno ni la complementa, que deciden acostarse con un hombre porque ellas quieren y no porque un hombre se los impone.

Hombres, valoremos a esas mujeres con personalidad, valientes y decididas a vivir su vida sin tapujos ni miedos a ser juzgadas por sentir y vivir como les plazca, en busca del placer y su satisfacción personal. Mujeres, atrévanse a expresar su sensualidad y sexualidad libremente, vivan con el corazón y sean las mejores putas, llenas de virtudes, deseos, pasiones y sentimientos que no le hacen daño a nadie más que a sí mismas si no los viven a plenitud.

@olparra

Visitas: 100

Etiquetas: Laura, Riñón, Sirera, algo, algunas, de, demostrar, errores, extraña, grandes, Más...grito, guerra, hemos, hombres, mujer, mundo, necesidad, no, posicion, puta, tiene, toda, vivimos

Los comentarios están cerrados para este post

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio