Las personas que no tienen una vida suya tienden a hablar de aquella de los demás

Algunas personas lamentablemente tienen la mala costumbre de expresar juicios no pedidos - por otra parte ni siquiera oportunamente fundados e informados- sobre los demás; que cosa, si no los hace mas amados, incluso puede tener efectos negativos sobre objeto de sus charlatanerías.

En particuar, cuando la crítica y el desprecio son continuos, terminan por influenciar y minar la autoestima de quien lo sufre.

Pero es bueno recordarse que en general la gente que habla mal de la vida de los otros es aquella atormentada por un profundo conflicto emocional, cuya frustración la desahoga sobre los demás - los objetos de su difamación, justamente.

Y si todo aquello no fuera suficiente para protegerse de la negatividad del juicio negativo de los demás, se puede siempre recurrir a la parábola de los tres filtros.

 

"El joven discípulo de un sabio filosofo llega a la casa de su maestro y le dice:

Maestro, un amigo ha hablado de usted con maldad...

Espera! - lo interrumpe el filósofo - Has pasado por los tres filtros aquello que estas por contarme? 

Los tres filtros? - pregunta el discípulo.

Si, el primero es la verdad. Estas seguro que aquello que quieres decirme es absolutamente cierto?

No. Lo he sentido decir de algunos vecinos.

Cuanto menos habrás usado el segundo filtro, aquel de la bondad. Aquello que deseas decirme es positivo para alguien?

No, en realidad no. Al contrario...

Ah! El último filtro es la necesidad. Es necesario hacerme saber aquello que te inquieta tanto?

A decir verdad no.

Entonces - dice el sabio sonriendo - si no es cierto, no es bueno y no es necesario, pongámoslo en el olvido"

La historia de los tres filtros nos enseña algunas verdades importantes: en primer lugar, que seamos nosotros a dar valor a las palabras de los demás, que en este modo son reales también para nosotros. Por eso, cuando dejamos de vivir según aquello que los demás dicen y piensan de nosotros, comenzamos a estar bien y a vivir según nuestro juicio; lo que nos llevara a rodearnos de las mejores personas - cosa que sucederá también poniendo en acto los tres filtros.

De hecho, aplicando los filtros de la verdad, de la bondad y de la necesidad, quedaran rodeados de la alegría y el afecto.

 

Visitas: 20

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio