La novia prófuga

Es la mujer que no se quiere casar,

es la que le ha perdido el miedo

a la palabra solterona,

es la que lucha

contra la presión familiar

del “cásate pues hijita”,

del "cuidado te quedes solterona”,

del "no vas a tener familia,

ni quien te quiera,

ni quien te cuide de vieja”.

Es la mujer

que a todas esas presiones no responde,

les vuelca la cara

y no se deja amenazar

con el miedo a la vejez.

Es la mujer

que con novio e invitaciones hechas

ha decidido pasar al borde del matrimonio

de largo por la puerta de la iglesia,

es la que jugó con el vestido de novia

y se espantó cuando al de su madre

le salían las polillas

y el mal olor

de una vida de insatisfacción.

Es la niña que entrenaron

para el matrimonio jugando a la casita,

regalándole muñecas y cocinita y ollitas,

pero que mientras jugaba

observaba con un ojo a su muñeca

y con el otro a su madre

en el infinito

desgaste de la vida doméstica.

Es la que, mientras cocinaba en su ollita pasto con tierra, observaba a su padre en el infinito trono masculino de la comodidad y los privilegios familiares.

Es la que descuartizó a su muñeca, la que le puso pantalones en lugar de faldas a su Barbie, la que jugó el juego de la casita con sus primos y se dio cuenta de que hasta en juego ellos querían ser servidos.

La novia prófuga

es la niña que jugó a trepar árboles y romper y ensuciar vestidos, es la niña que jugó a espiar a los adultos, es la niña que se escondió para leer libros y más libros.

La novia prófuga es la que, primero y a solas, se desadaptó de las fiestas de 15 años y luego renegó del entrenamiento domesticador que la quiso convertir en una novia bonita.

La novia prófuga

tiene a todas sus amigas bien casadas,

bien embarazadas

y bien domesticadas.

Ellas dejan poco a poco de llamarla, cada día parece estar más aislada.

Parece que sin una pareja no tiene ni tendrá un lugar en la tierra.

Los amantes pasan por su vida,

ella los suma con rayas en el espejo.

Cada raya una nueva experiencia,

cada raya una razón más

para fugar del matrimonio,

cada raya un motivo más

para cultivar su soledad,

su saber vivir,

su saber gozar.

La novia prófuga no tiene torta de bodas,

ni luna de miel,

no le regalan cocina y ollas de verdad.

En su casa paterna

poco a poco la dejan de respetar.

La novia prófuga

parece ser un mal proyecto de mujer,

nadie sabe adónde va.

Como su camino no va hacia el altar,

se presume por ahí

que no tiene camino,

que va por mal camino.

Todos anuncian su fatal final:

la novia prófuga acabará

decepcionada,

solitaria,

amargada y en soledad.

Eso anuncian sus tías y madrinas y todas lamentan que sea tan linda, que haya sido una niña tan bonita y que nadie se hubiera dado cuenta de nada, mientras ella como mala hierba crecía.

Sin embargo,

el paso libre de la novia prófuga

va abriendo un abismo

entre generación y generación.

La novia prófuga horada

la costumbre

de entregar a la hija en el altar.

La novia prófuga

horada la costumbre de que la madre

sacrifique a la hija y ésta,

a su vez, a la suya.

La novia prófuga

tiene planes,

tiene libros,

tiene ropa atrevida,

experiencia de vida,

alas de libertad

y piernas con ruedas.

Tiene muchísima energía,

porque no se la deja robar.

No quiere ser esposa,

no quiere ser madre,

no quiere repetir

ni envejecer con un mandil.

La novia prófuga es un guión abierto, una aventura por contar, una vida por vivir.

No tiene camino,

no tiene final,

no tiene dueño,

no tiene límites,

no tiene resignación.

Y cuando ella sufre una indigestión

vomita invitaciones de matrimonio,

estatuillas de novios

y cisnes blancos.

La palabra soltera le gusta,

la palabra soltera la nombra.

Con el traje de novia de su madre

ella le fabricó un almohadón a su gata

y con el de su hermana

cosió cortinas y una lámpara

para su cuartito.

Lo hizo con sus manos

cortando la tela despacio,

como quien rompe unas cadenas

que nadie quiere ver.


  María Galindo.Resultado de imagen de mujer vestida de novia corriendo tumblr gifs

Imagen relacionada

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentario por Martina el marzo 21, 2018 a las 7:00pm

Es verdad Tina,cada quien hace el camino al que quiere llegar.Es vivir esa etapa y aprender de ella el tiempo dirà que fue afortunada en haber encontrado a ese amor o con el tiempo arrepentirse por no hacer caso a esos foquitos rojos que se encienden que dicen es mejor no casarte.Ya te digo yo eso es lo que pienso de mi primer matrimonio jaja.En fin despuès de que se acaba esa chispa ya es irremediable a que vuelva a ser una llama.Saludos primaverales friolentas,bendiciones y buenas vibras.

Comentario por Tina el marzo 21, 2018 a las 5:53pm

Muy real, ha sido (continua siendo en muchas sociedades) la educación que se ha dado socialmente a las niñas y niños.

Cuando las sociedades vean a los hombres y a las mujeres como seres independientes, iguales y con los mismos derechos y obligaciones, entonces la soltería será vista como lo que es, una de tantas opciones que hay.

un abrazo

Comentario por Martina el marzo 21, 2018 a las 4:57pm

 Mi querida marina salobreña ...Despuès de muchos años de estar divorciada me enamore de nuevo ya no con el amor inocente y ciego con el que te casas la primera vez,me siento madura y con firmes decisiones de lo que quiero en lo que me queda de vida es vivir feliz aunque eso no asegure que tendremos diferencias como todos los matrimonios,pero ojalà y que el tiempo que dure la mayor parte sea para madurar ,crecer,y llegar juntos hasta viejitos o hasta que el amor se acabe jaja,Un abrazo sincero,bendiciones mil y buenas vibras.

Comentario por marina salobreña el marzo 21, 2018 a las 9:19am

Querida Martina, me ha gustado muchiiiiiiisimo, y aunque en "mis tiempos" me casé, hoy soy una

mujer de este equipo. Sólo me pertenezco a mí misma y a lo mío. CUÁNTO DESCANSO DIOS MIO!!!

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio