LA METAMORFOSIS HUMANA

LA TRANSFORMACIÓN


El ser humano tiene que determina su OCUPACIÓN LABORAL, es decir, la profesión u oficio de trabajo que más le conviene ejercer, para generarse un ingreso económico, pero también tiene una orientación de mayor jerarquía, que en la línea del tiempo, reclamará la atención del individuo.

Se trata de su PROPÓSITO DE VIDA,

el Principal Motivo de Nuestra Existencia.

A su debido tiempo, el individuo deberá comenzar a prestar más atención al tema resaltado por su PROPOSITO DE VIDA aun a costa de la mengua del ejercicio de su OCUPACIÓN LABORAL Cuando esto ocurre, es el inicio de una profunda e importante transformación —a veces radical— en la vida del individuo.


Se trata de una metamorfosis similar a la vivida por una oruga al transformarse en una bella mariposa.

A partir del momento en que esto ocurre, el modus vivendi de la persona cambiará totalmente y su horizonte se ampliará enormemente.

Como la mayoría de las personas no están al tanto de que tienen un PROPOSITO DE VIDA, ni de las características de estos atributos, como tampoco del proceso de cambio que han de sufrir, la indetenible transformación les toma por sorpresa.

Para el individuo que no está al tanto de su PROPOSITO DE VIDA, el cambio le parecerá ser el principio del final, el decaimiento de su vida laboral, cuando en realidad sólo se trata del comienzo de una nueva etapa, aquella que ha de llevarle hacia la verdadera meta de su existencia.

El mencionado cambio es un proceso que busca consolidar los diversos Atributos y Facultades del individuo, ahora a favor de la cabal expresión de su PROPOSITO DE VIDA. Es un tiempo para conjugar la acción de todas sus Cualidades y Aptitudes, tanto de las Habilidades natales como de los Talentos adquiridos, para así dar soporte y propulsar el motivo principal de su existencia:

su PROPOSITO DE VIDA.

Pasa la Lúz a las Nuevas Generaciones

ALGUNOS CASOS

Si la persona no sabe que tiene un PROPOSITO DE VIDA (lamentablemente, la mayoría), y el tema de este importante Atributo es diferente a lo que el individuo ha estado haciendo en su vida cotidiana o laboral, lo más probable es que haya una fuerte resistencia a aceptar el cambio que se le viene encima.

En este caso, el ejercicio de la OCUPACIÒN LABORAL, suponiendo que la persona se haya estado dedicando a ella, parecerá sufrir una continua e inexplicable merma, mientras que lo requerido por el PROPOSITO DE VIDA de contínuo busca de hacer su insistente aparición.

Un ejemplo concreto de ello sería que la OCUPACIÓN LABORAL de un individuo haya resaltado las condiciones propias de un abogado. Para el ejercicio de tal profesión, el individuo estudió lo necesario, se graduó y comenzó a trabajar como abogado.

Con el tiempo y el debido esfuerzo, nuestro abogado logró un merecido prestigio y una prosperidad acorde con su talento. Sus amigos son abogados, sus compañeros de trabajo son abogados, asiste al club social frecuentado por ellos, sus vecinos lo conocen como un abogado, en fin, toda su vida profesional, social y económica gira alrededor de esta profesión.

Difícilmente se imaginará nuestro doctor en leyes su vida en función a otra actividad que no sea la abogacía. Por lo tanto, si su PROPOSITO DE VIDA indica que todo lo hecho hasta ese momento ha de enfocarlo, por ejemplo, hacia temas relacionados con el teatro, la música o el arte, es muy posible que a nuestro personaje le parezca ese cambio un verdadero exabrupto y que se niegue siquiera a tomarlo en consideración.

Sin embargo, una posible solución a ese dilema sería que, como abogado que es, se ocupe de los contratos de los artistas, o de las leyes que tienen que ver con los espectáculos públicos (etc.). De este modo, enfocaría su conocimiento leguleyo hacia lo relacionado con el contexto artístico, supeditando lo uno (su OCUPACIÓN LABORAL) a lo otro (su PROPOSITO DE VIDA).

Otro caso sería, por ejemplo, que la riqueza obtenida gracias al ejercicio de una profesión determinada sea utilizada para impulsar la expresión del PROPOSITO DE VIDA o que la experiencia y relaciones provenientes de lo uno sean la catapulta hacia el logro de lo otro.

En verdad, hay infinitas combinaciones en que la OCUPACIÓN LABORAL ha de ser el principal medio de conseguir los recursos para lograr el feliz desenvolvimiento y realización del PROPOSITO DE VIDA de un individuo.

Y lo bonito de la experiencia es que, cuando la persona está de acuerdo con llevar a cabo la mencionada transformación, su ESENCIA (su Ser Superior), comenzará a presentarle TODO lo que necesite para lograrlo.

UN CAMBIO INELUDIBLE

Cuando la PERSONA (el Ego del individuo), a su debido tiempo, acepte cambiar el punto focal de su vida, de lo señalado por su OCUPACIÓN LABORAL a lo indicado por su PROPOSITO DE VIDA, su ESENCIA (su Ser Superior) le facilitará los recursos, la salud, las personas, los conocimientos y el ánimo para ocuparse del propósito más importante de su vida. Esto, siempre y cuando dicho individuo esté de acuerdo con llevar adelante la mencionada reforma.

De lo contrario, si el individuo se niega, ya sea por temor, ignorancia o por simple arrogancia, a subordinar su OCUPACIÓN LABORAL (o cualquier otro Atributo de su ser integral) a su PROPOSITO DE VIDA, sus condiciones de vida entrarán en un período de letargo y de progresiva degradación, haciendo que su esfuerzo laboral poco o nada logre.


Éste es el caso de cientos de millones de personas, que si bien tienen los medios para subsistir en la vida, puede que incluso dispongan de fortuna y bienes materiales, a la larga se ahogan en el hastío producido por una existencia que les parece vacía y sin sentido.

Ya lo dice el adagio, "No sólo de pan vive el hombre."

Hablo de los tantos profesionales, empleados, artesanos y obreros que día a día se ven a si mismos en una asfixiante rutina de sus respectivos sitios de trabajo, no logrando jamás el éxito, ni el renombre o el prestigio que pudieran conseguir, si tan sólo pusieran su OCUPACIÓN LABORAL a la orden de su PROPOSITO DE VIDA.

Vemos que el ejercicio de la OCUPACIÓN LABORAL puede y debe predominar desde que el individuo se gradúa, ya sea de una educación formal o de un aprendizaje práctico bajo la guía de quien sepa realizar el trabajo en cuestión, hasta que se cumplan entre 35 y 45 años de edad. De aquí en adelante, el individuo, a instancias del llamado que le hace su propia ESENCIA, ha de comenzar a tomar en cuenta aquellas actividades que coincidan mejor con lo resaltado por su
PROPOSITO DE VIDA.

La mencionada transformación es la base de la llamada "Crisis de la Mediana Edad " (Middle-Age Crisis, en inglés), el descalabro psicológico que impulsa al individuo a buscar su propia identidad.

Se trata de una circunstancia en la cual, sin saber por qué, el individuo se siente impulsado hacia la búsqueda del verdadero propósito de su vida, ya que le parecerá que lo hecho hasta ese entonces, no tiene una razón válida de ser. En muchos casos, esto causa una rebeldía hacia la ocupación que se venía ejerciendo y un desgano a continuar con la misma.

Y mientras más demore esta persona en aceptar lo indicado por su PROPOSITO DE VIDA, más incómoda e improductiva se vuelve su existencia, más confusión y estrés se hacen presentes. En personas muy sensibles, ello pudiera ser la causa de enfermedades de base psicosomática, sin mencionar el terrible sufrimiento emocional que se deriva de toda esta situación.

También es la causa de la separación de parejas y de la desintegración de algunas familias.

LA SOLUCIÓN

¿La solución?

Pues, estar más informados acerca de nuestra constitución básica:

conocer y tomar muy en cuenta las características de nuestra OCUPACIÓN LABORAL, así como las particularidades de nuestro PROPOSITO DE VIDA, y estar dispuestos a atender a cada uno en el plazo que corresponde.

De hacerlo, se alineará la subjetiva acción de la PERSONA con el impersonal proceder de su ESENCIA, lo cual definirá el único curso que conduce al individuo hacia su verdadero bienestar, éxito y prosperidad. Es entonces cuando el individuo encuentra y asume el lugar que le está predestinado en la gran Armonía Global que lo contiene todo.

Si usted tiene menos de 40 años, para afianzar su subsistencia (y la de su familia), así como su tranquilidad monetaria, concéntrese en su OCUPACIÓN LABORAL, sin dejar de tener en cuenta, en el trasfondo de su mente, lo indicado por su PROPOSITO DE VIDA.

En cambio, si su edad ya sobrepasa los 35 años, tome más en cuenta su PROPOSITO DE VIDA. Es muy probable que, gracias a la certera acción de su ESENCIA, usted encuentre la relación más conveniente entre ambas funciones ( entre su OCUPACIÓN LABORAL y su PROPOSITO DE VIDA). Recuerde, la clave está en que, después de cierta edad, la OCUPACIÓN LABORAL siempre ha de subordinarse y apoyar a la

PROPOSITO

DE VIDA.

Kristal Porras
Energía Femenina en Acción.

https://i.pinimg.com/originals/0c/93/91/0c9391f75ddc052d41d25e18e39b86f3.jpg

Visitas: 165

Etiquetas: Acción.la, Energía, Femenina, Kristal, Porras, a, economico, en, existencia, generaciones, Más...humana, ingreso, jerarquìa, la, las, luz, lìnea, mayor, metamorfoosis, mitico, nuevas, pasa, tambièn, trabajo, uestra

Los comentarios están cerrados para este post

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio