La envidia es una de las peores cosas.

Porque los envidiosos buscan destruir a las personas

que envidian pero al mismo tiempo

se destruyen a si mismas.

En vez de tomar como ejemplo a los logros de los demás

y buscar competir con ellos de una manera sana.

Para crecer y madurar.

Empiezan una carrera de destrucción

y auto-destrucción.

La mejor manera de desenmascarar

a un envidioso es escucharlo.

Tiene tanto veneno por dentro que no puede retenerlo.

Siempre esta buscando aliados

para atacar a la persona que envidia.

Busca la manera de plantar malas semillas

en las personas que rodean al envidiado.

Pero el envidioso no es feliz.

El sufre.

Pues toma el éxito ajeno como una derrota propia.

Se culpa a si mismo y a los demás del éxito ajeno.

Que pena que gaste tanta energía

en destruir a los demás en vez de superarse.

Por desgracia la envidia se puede dar en la propia familia,

aun entre hermanos. Pues las traiciones,

engaños y mentiras las podemos esperar

de la gente de afuera pero

nunca las esperamos de la propia familia.

Y es allí donde duele más.

Porque tenemos la guardia baja

y siempre somos sorprendidos

siendo atacados por la espalda.

Como dicen las heridas del corazón tardan más en sanar…

La envidia es algo inevitable.

Algo que acompaña al éxito.

No tiene que ser éxito material.

Puede ser el tener una bonita novia,

un atractivo novio o simplemente

un buena relación sentimental.

Puede ser tener más atención de los padres,

tener alguna habilidad que ayuda a desempeñarse mejor.

Igual puede ser culpar a alguien del fracaso personal.

En muchas familias se da el caso de que un hijo(a)

derrocha el dinero, fracasa en los estudios

y los padres les niegan usar el automóvil.

Pero a uno de los hermanos lo ven mas responsable

y tiene buenas notas en el estudio,

por tanto le dan las llaves del automóvil.

Un ejemplo simple.

Pero que a destruido la amistad de muchos hermanos

y separado familias enteras.

Por desgracia uno no puede curar al envidioso.

Eso es algo personal.

Pero si debemos reconocer a quien nos daña.

Y no siempre será fácil

pues la mayoría opera desde el anonimato.

Lanza cuchillos detrás de las cortinas

o uso a otras personas para atacar pero el no se muestra.

Identificar a las personas y cortar su red de telaraña,

es el primer paso para evitar daños

que podrían afectarnos mucho en el futuro.

Nos evita sorpresas desagradables.

Y el propio envidioso se echa para atrás.

Pues no le gusta la confrontación directa.

Y mucho menos le gusta a lidiar

alguien que esta en guardia.

Como tratar a los envidiosos

No tiene caso con amargarse.

Siempre existirá gente envidiosa

y si uno se amarga ellos abran

tenido éxito en su cometido.

de la red

Visitas: 309

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio