Érase  un  caballero  macilento,

Trémulo,  triste,  silencioso  y  lento,

Que  vagaba  al  acaso,

con  inseguro  paso,

Siempre  en  hondos  ensueños  sumergido,

Tan  desairado  y zurdo  y  distrído,

Que  susurraban  flores y  doncellas

Al  pasar, vacilante, junto a ellas.

 

Huyendo  de  los  hombres  a menudo,

El  lugar  más  recóndito  escogía

De  la  casa, y  allí, anhelante  y  mudo,

En  la  sombra  los  brazos  extendía.-

¡ Medía  noche  sonó !... Rara  armonía

Y  voces  peregrinas  se  escucharon

Entre  la  vaga  bruma,

Y  a  la  puerta,  quedísimo, tocaron.

 

Con  furtiva  pisada,

Su  visión  adorada

Entra  vestida  de  sonata  espuma,

Y  como fresca  rosa,

La  divinal  hermosa

Brilla,  encanta  y  perfuma.

Cúbrela  tenue velo

De  vaporosas joyas  adornado,

Y  la áurea cabellera en  rizos suelta,

En  ondas baña  su  figura  esbelta;

Brillan  sus  ojos  con  la  luz  del  cielo.

Y  en  brazos  uno de  otro,  al  par  lanzados,

Se  acarician  los  enamorados.

 

Contra  el amante  pecho,

Con  fuerza  apasionada,

La  oprime  el  caballero  en  lazo  estrecho;

Y  el  soñador  despierta,

Y la  nieve  se  torna  en  llamarada,

y  el  pálido  enrojece,y  se  convierte

El  temeroso  en  atrevido y  fuerte.

Mas  ella,  con  engaño  femenino

y sin  igual  destreza,

Con el  brillante  velo  diamantino

Le  envuelve,  sin  sentirlo,  la  cabeza.

 

Encantado  al  instante

Se  encuentra  el  caballero  en  un  radiante

Palacio  de  cristal, bajo la  linfa

De  una  tersa  laguna  sepultado.

Absorto  y  deslumbrado

Queda  ante  brillo tanto,  mas  la  ninfa

Del  onda  habitadora

En  sus  brazos  lo  estrecha,  lo  enamora,

Y  en  tanto, sus  doncellas

A  la  cítara  arrancan  notas  bellas.

 

Y  de  modo  tan  dulce  y  lisonjero

Cantan  y  tocan, que  los  pies  se  lanzan

Al  baile  embriagador, y  alegres  danzan;

Y  siente  el  caballero

Que,  ya  desvanecidos,

Amenazan  dejarle  sus  sentidos;

Y  a  la  ondina  se  enlaza

Y  estrechamente  en  su  ansiedad  la  abraza.

Más, de  pronto  se  extingue

La  viva  luz ...¡ Oscuridad  completa ! ...

¡ Y a  hallarse  vuelve,  solitario  y  triste,

En  su  guardillia  mísera  el  poeta !

 

Heinrich Heine.

 

Visitas: 90

Etiquetas: Heine., Heinrich, Intermezzo, lírico.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio