Hablar mientras tienes sexo: ¿Estímulo o fastidio?

Para algunos un suave susurro al oído eriza la piel, para otros una palabra sucia, es erotizante. Y siempre están los que prefieren el silencio. A continuación, están algunos perfiles clásicos y otros no tan tradicionales, unos que generan gustosos efectos en la cama y otros que pueden llevar tu relación a una terminación inmediata:

El grito femenino –Es frecuente que quien tome la iniciativa sea la mujer. Ellas, quienes durante largo tiempo hicieron silencio, ahora comenzaron a decir y a expresar las sensaciones y sentimientos. Con gran audacia, la mujer tiene la facilidad de estimular a su pareja sexual con sus gritos y gemidos tan sensuales. 

Palabras sucias –Dicen los expertos que en el sexo todo es válido y eso incluye un par de palabritas prohibidas. No es un tabú que en la cama muchas parejas, incluidas las más conservadoras, utilicen el uso de ellas a modo de ponerle un toque picante mientras se disfruta de un buen sexo. Si aun no haces uso de ellas o no te atreves, ten un diálogo con tu pareja y veras que efectos positivos y que giro tan satisfactorio le pueden dar a tu relación sexual.

  1. El silencio sepulcral –Existen parejas sexuales que ni tan siquiera expresan sus emociones en la cama, la mayoría son los silenciosos. Cuando se hace un sexo silencioso, tiende a ser menos divertido, a terminarse más rápido y con menos satisfacción, ya que el mismo está siendo realizado de una forma sin tono y esto ocasiona que el estímulo sea mínimo en ambos.
  1. Un nombre prohibido –Si alguna vez  escuchaste una historia donde alguien teniendo sexo mencionó el nombre de su ex o de su amante, también debes haber escuchado que paso con la persona que dijo lo anterior. Que se diga el nombre de alguien que no es la persona con la que estás teniendo sexo, puede tener una consecuencia fatal.

  1. Los hablantes – Los hombres  histéricos hablan mucho y hacen poco, los narcisistas parecieran que se auto estimulan con sus halagos y los miedosos, que siempre esperan a que alguien tome la iniciativa. Las mujeres se juegan y hablan. Las histéricas, usan frases fuertes para impactar y complacer, basándose en la idea de que todo hombre necesita una mujer a sus pies.  En cambio las sumisas, más pasivas en la cama, se dejan dominar por las frases y acciones del hombre.

Acabar para continuar – Después del orgasmo, comienza otra etapa, los cuerpos se relajan y las palabras vuelven al marco de lo cotidiano. Hay parejas que se quejan y con razón, de lo poco que se habla después del orgasmo, como si todo terminara con el gemido del clímax y luego a dormir.

Que si hablar mucho o hablar poco, evalué usted con sus actos y los de su pareja, si es un estímulo o fastidio. El sexo es un ejercicio compuesto de cuerpos, sentimientos y palabras, si no se reúnen todos en el momento de realizar el acto, puede que no estés llenando de forma plena las necesidades de quien te acompaña en la cama.

Visitas: 55

Los comentarios están cerrados para este post

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio