Greta Thunberg, la conciencia del planeta

En el capítulo final de su serie Cosmos Carl Sagan se planteaba esta pregunta "Sabemos quién habla en nombre de las naciones. Pero ¿quién habla en nombre de la especie humana? ¿Quién habla en nombre de la Tierra?"

Greta Thunberg, una adolescente sueca con síndrome de Asperger, lo hace. Ante la proximidad de las elecciones en Suecia, con 15 años inició una huelga en solitario y dejó de acudir a la escuela para plantarse frente al parlamento en Estocolmo con una pancarta que decía "Huelga escolar por el clima". Tras las elecciones, continuó su protesta todos los viernes iniciando el movimiento "Viernes por el futuro" (Fridays for future) al que progresivamente se sumaron jóvenes (y no tan jóvenes) de todo el mundo en cientos de ciudades de todo el planeta.

¿Una moda? Todo esto de la preocupación por el clima, el cambio climático, la contaminación, sobreexplotación y degradación del medio ambiente ¿es, como dicen sus detractores, solo una paranoia de alarmistas y exagerados, un entretenimiento de escolares desinformados, un postureo progre o en cualquier caso un tema poco importante y no tan prioritario en un mundo cuyos horizontes parecen infinitos y con una capacidad sin límites para soportar para siempre un crecimiento exponencial en cuanto a la explotación de recursos y la absorción de desechos contaminantes? Lo sería tal vez si nos estuviera advirtiendo de ello algún gurú iluminado y apocalíptico desconectado de la realidad, pero es la comunidad científica, con hechos, datos, evidencia, proyecciones de futuro y una lógica contundente la que nos está advirtiendo de las graves consecuencias que tendrá (que ya empieza a tener) si no cambiamos de rumbo. En su último libro, "Miles de Millones", poco antes de morir, Sagan escribió:

"De vez en cuando se oye hablar del "océano" de aire que envuelve la Tierra; sin embargo, el grosor de la mayor parte de la atmósfera —contando la implicada en el efecto invernadero— sólo supone un 0,1% del diámetro terrestre. "Océano" suena a enorme, imperturbable. Sin embargo, en relación al planeta entero, el espesor de la capa de aire equivale al del revestimiento de goma laca de un globo terráqueo escolar. Muchos astronautas han declarado que, después de haber visto el aura delicada, fina y azul en el horizonte de la atmósfera terrestre a la luz del día —aura que representa el grosor de toda la atmósfera— de forma inmediata y espontánea han tomado conciencia de su fragilidad y su vulnerabilidad y se han sentido inquietos. Tienen razones para estarlo."

En esa bella pero fina y vulnerable capa de la atmósfera y el mar es donde se ha desarrollado toda la historia de la vida que conocemos, incluida la humana, pasarán siglos o milenios, si es que alguna vez ocurre, antes de que la humanidad encuentre algún otro hipotético lugar habitable en el universo, al que parte de la población de la Tierra pueda, tal vez, plantearse emigrar. Para entonces, si ahora no cuidamos lo que tenemos, puede que la humanidad ya ni siquiera exista. Hay riesgos y amenazas reales:

1 - Ningún espacio finito, como es la biosfera, puede soportar para siempre un crecimiento exponencial sin que ese crecimiento colapse en algún momento. Y el tema va mucho más allá del cambio climático. La población humana no puede seguir creciendo hasta el infinito, la explotación de recursos, tampoco. Si la población crece sin límites se tragaría todos los recursos e inevitablemente llegaría un momento en que ni siquiera un sistema económico muy eficiente y completamente justo e igualitario (ya de por sí utópico y muy lejos de alcanzarse en la actualidad), evitaría la muerte por hambre y enfermedades de millones de personas. En un hipotético mundo futuro extremadamente superpoblado y ecológicamente colapsado la falta de recursos, la desesperación, la escasez de alimentos y de agua crearía tensiones, violencia, inestabilidad, un incremento de la mortalidad y un retroceso de la civilización a un nivel que tal vez hoy no podemos ni imaginar. Este es uno de esos temas en los que justicia y medio ambiente están conectados, se sabe que por diferentes causas - entre otras mayor facilidad de las mujeres para acceder a la educación y a los sistemas de salud y medios anticonceptivos...- las tasas de natalidad en los países desarrollados son mucho menores que en los países en vías de desarrollo, una distribución más equitativa de la riqueza en el mundo, a pesar del esfuerzo que supondría para quienes más tienen, a la larga no sólo crearía un mundo más justo y estable sino también más sostenible al detener o limitar la explosión demográfica. También limitaría la necesidad de emigrar de millones de personas, que buscan una vida mejor huyendo de la pobreza, la violencia y la falta de futuro.

2 - Evitar un crecimiento descontrolado de la población es clave pero no suficiente, un crecimiento económico sin límites que se dedique a sobreexplotar sin control y a contaminar los recursos ecológicos, alimentarios o de uso en la industria como ciertos minerales y recursos no renovables, la pesca, los bosques, los suelos de cultivo, la atmósfera, los ríos y acuíferos... también llevaría al desastre. Hay límites que no se pueden sobrepasar. En el tema de la pesca, por ejemplo, según la FAO, los mares no pueden soportar una captura de más de cien millones de toneladas al año. Esquilmar los recursos del mar es pan para hoy y hambre para mañana. Un pescador comenta: "Recuerdo haber capturado 5000 libras de pescado con ocho redes. Hoy en día se necesitarían 80 redes. Por aquel entonces, el bacalao promedio de primavera pesaba entre 25 y 40 libras, hoy en día pesan entre 5 y 8 libras". Con los cultivos ocurre lo mismo, una sobreexplotación degradaría el suelo cada vez más incrementando su erosión y también su contaminación por el uso intensivo de pesticidas y fertilizantes. La quema de bosques y selvas como el Amazonas, en muchos casos de forma intencionada para conseguir tierras de cultivo o para dedicarlas a la ganadería, aparte de la destrucción - puede que de forma irreversible - de especies y de la biodiversidad que contienen, contribuye a la concentración de gases de efecto invernadero en la atmósfera porque las plantas lo absorben. Rodeados de tecnología y a veces desconectados de la naturaleza, puede dar la sensación de que la economía y toda nuestra civilización se alimenta de sí misma, cuando es la Tierra y la vida quien la sostiene, como ya intuyó y captó con claridad aquel viejo jefe indio: “Cuando hayáis cortado el último árbol, asesinado al último animal, contaminado el último río y pescado el último pez, os daréis cuenta de que el dinero no se come”.

Otro " jefe" , en este caso de la ciencia (Edward O. Wilson, pionero de la sociobiología y uno de los mayores expertos en biodiversidad ) dice exactamente lo mismo pero con un lenguaje diferente:

“En las hojas de presupuestos nacionales los economistas raramente utilizan la contabilidad de costo total, que incluye la pérdida de recursos naturales y los costos sociales. Un país puede talar todos sus árboles, extraer sus minerales más provechosos, agotar sus pesquerías, erosionar la mayor parte de su suelo, extraer su agua freática y considerar todas las ganancias como ingresos y ninguna reducción como costes. Puede contaminar el ambiente y promover políticas que hacinan a su populacho en barriadas urbanas pobres, sin cargar los resultados a gastos indirectos… Pero los países consumen no sólo sus recursos materiales propios, incluido el petróleo, la madera, el agua y los productos agrícolas, sino también los de otros países. Y ahora la globalización del comercio, acelerada por la tecnología y la liquidez de los valores negociables, ha hecho que la transferencia masiva de valores materiales sea mucho más fácil. Los productos de madera del Japón son las selvas destruidas de Asia tropical; el combustible de Europa, las reservas menguantes de petróleo de Oriente Medio. Ha llegado el momento de que los políticos, los economistas y los líderes empresariales, que con tanta presunción se jactan de ser los dueños del mundo real, reconozcan la existencia del mundo real real. Se necesitan nuevos indicadores del progreso que supervisen la economía, y en los que se pueda medir adecuadamente el mundo natural y el bienestar humano, y no sólo la producción económica.”

3 - El cambio climático es una consecuencia más (entre otras muchas, no la única) de todo esto, y hace tiempo que es una evidencia ( https://es.wikipedia.org/wiki/Calentamiento_global https://es.wikipedia.org/wiki/Opini%C3%B3n_cient%C3%ADfica_sobre_el... , https://www.ecointeligencia.com/2017/11/evidencias-cientificas-camb... , en España: https://hablandoenvidrio.com/cambio-climatico-en-espana-hechos-y-ev... ) el CO2 emitido por las actividades humanas se ha incrementado de forma progresiva en la atmósfera desde la Revolución Industrial, el hielo del Ártico, Groenlandia y los glaciares alpinos de todo el mundo está retrocediendo, el nivel del mar está aumentando, lo mismo que la temperatura de la atmósfera y los océanos. Se calcula que la temperatura media global de aquí a final de siglo aumentará de 1 a 5 grados, dependiendo del nivel de emisiones. Sagan comenta:

"Cuanto más aumenta la población humana de la Tierra y se amplían nuestros poderes tecnológicos, más gases que absorben el infrarrojo lanzamos a la atmósfera. Existen procesos naturales que eliminan esos gases del aire, pero estamos produciéndolos a un ritmo tal que estos mecanismos naturales de eliminación se ven superados. A través de la quema de combustibles fósiles por un lado y la destrucción de árboles (que absorben el CO2 y lo convierten en madera) por otro, somos responsables de verter cada año al aire 7000 millones de toneladas de dióxido de carbono.

En los últimos centenares de miles de años la Tierra ha sufrido diversas glaciaciones. Hace 20 000 años, lo que hoy es Chicago se hallaba cubierto por una capa de hielo de kilómetro y medio de espesor. Ahora estamos entre dos glaciaciones, en lo que se llama un periodo interglaciar. La diferencia de temperatura media global entre una glaciación y un periodo interglaciar es sólo de entre 3 °C y 6 °C. Esto debería hacer sonar de inmediato todas las alarmas: un cambio de sólo unos pocos grados puede ser algo sumamente serio.(...)

Se trata del cambio climático más rápido observado desde que apareció la civilización. Si el aumento es el mínimo estimado, por lo menos las sociedades desarrolladas e industriales podrán adaptarse, no sin esfuerzo, al cambio de circunstancias. Si el aumento es el máximo estimado, el mapa climático de la Tierra se alterará de modo espectacular y las consecuencias quizá sean catastróficas para todas las naciones, tanto ricas como pobres. En buena parte del planeta los bosques y la vida salvaje están confinados en zonas aisladas, y no podrán trasladarse cuando cambie el clima. Se acelerará considerablemente la extinción de especies. Habrá que realizar grandes desplazamientos de cultivos y poblaciones.(...)

Todos los modelos informáticos señalan un incremento significativo del mal tiempo: graves sequías tierra adentro, grandes frentes tormentosos e inundaciones cerca de las costas, mucho más calor y mucho más frío a escala local, todo ello determinado por un incremento relativamente modesto en la temperatura planetaria media.

A largo plazo, tal vez sobrevengan consecuencias aún peores, incluyendo el colapso de la plataforma del Antártico occidental, que en caso de fundirse provocará otra gran ascensión del nivel del mar y el anegamiento de casi todas las ciudades costeras del planeta."

Esto es lo que se sabe que puede ocurrir con cierto nivel de probabilidad si no se limitan las emisiones de CO2 a la atmósfera, pero también hay incertidumbres, el clima es un sistema caótico, todos hemos oído hablar alguna vez de la teoría del caos y del "Efecto mariposa", de cómo una mariposa que bate sus alas en China puede poner en marcha una cadena de acontecimientos imprevisibles que tiempo después acaben generando un huracán al otro lado del mundo. El aumento de unos grados en la temperatura media del planeta también podría activar una cadena de sucesos que los modelos actuales no pueden predecir con total seguridad, son las retroalimentaciones de las que habla Sagan:

"Una cuestión clave es la de la retroalimentación. En el sistema climático global son posibles tanto retroalimentaciones positivas como negativas. Las primeras resultan peligrosas. He aquí un ejemplo: la temperatura se eleva algo en razón del efecto invernadero y se funde parte del hielo polar; ahora bien, el hielo es más brillante que el mar abierto, de modo que, por obra de esa fusión, la Tierra se oscurece ligeramente, absorbe más luz solar, se funde una cantidad mayor de hielo polar y el proceso se amplifica a sí mismo de manera quizá desenfrenada. Ésta es una retroalimentación positiva. Veamos otra: un poco más de CO2 en el aire calienta un tanto la superficie del planeta, incluyendo los océanos; de los mares ahora más cálidos escapa algo más de vapor de agua hacia la atmósfera; el vapor de agua es también un gas invernadero, así que retiene una cantidad mayor de calor y la temperatura se eleva aún más.(...) Wallace Broecker, de la Universidad de Columbia, ha señalado que el veloz calentamiento que se produjo hacia el 10 000 a. de C., justo antes de la invención de la agricultura, fue tan abrupto que implica una inestabilidad en el sistema acoplado océano-atmósfera; si el clima de la Tierra es empujado drásticamente en una u otra dirección, tras cruzarse un umbral se produce una especie de "bang" y todo el sistema se precipita hacia un nuevo estado estable. Broecker añade que quizá nos hallemos al borde de otra inestabilidad similar. Esta consideración sólo empeora las cosas, tal vez mucho más."

El activismo de Greta Thumberg (que como ella misma dice no debería ser necesario, porque eso significaría que los adultos y los políticos se estarían ocupando del tema) por tanto no es el voluntarismo ingenuo y quijotesco de alguien que se deja manipular y arrastrar por una moda desinformada, es el compromiso inteligente de una adolescente valiente que siente y cree en lo que dice (hace unos días la vi emocionarse hasta casi llorar mientras hablaba en la Cumbre sobre la Acción Climática de la ONU, fue cuando decidí escribir esta entrada de blog) porque de alguna forma intuye y empieza a comprender que su futuro, el de su generación y el de la humanidad afronta importantes riesgos, y necesitamos un cambio de rumbo antes de que sea demasiado tarde. Alguien que sabe que la mejor forma de pensar y de actuar no es la inercia, la desidia o la autocomplacencia despreocupada de quienes piensan o quieren pensar que no pasa nada y que la fiesta de excesos  podrá continuar para siempre, ni tampoco el pesimismo radical de quienes han perdido toda esperanza y creen que lo único que nos queda es cruzarnos de brazos mientras esperamos el apocalipsis... Una adolescente que sabe que otro mundo es posible y que de alguna forma ha hecho suyo aquello que dijo Albert Camus: "Somos rebeldes con causa, poetas con un sueño, y no dejaremos que este mundo muera sin pelear".

Visitas: 24

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentario por Rosa Elisa Palacio el sábado

Gracias!

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio