-

A una Bordadora de un país remoto, su reina le recomendó que le bordara, sobre Satén,

una rosa rodeada de hojas.

La Bordadora, como era muy joven, empezó a buscar por todas partes una rosa blanca

perfecta, para Bordar la suya a imagen  y semejanza de ésta.

Pero sucedía que unas rosas eran menos bellas de lo que le convenía, y otras no eran

tan blancas como debían.

Pasó días y días, horas llorando, para encontrar la rosa que pudiera imitar en Seda,

y, como en los países remotos nunca deja de haber pena de muerte, ella sabía que,

según las leyes de los cuentos como éste, no podrían dejar de matarla si no Bordaba la 

rosa blanca.

Al fin, a falta de un remedio mejor, Bordó de memoria la rosa blanca que le habían

exigido.

Después de Bordarla, la comparó con las de Verdad que hay en los Rosales.

Sucedió que todas las rosas blancas eran exactamente iguales a las que había

bordado, que cada una de ellas era exactamente aquélla.

De modo que llevó su labor al palacio y es de imaginar que se casaría con el príncipe.

En el fabulario en el que está escrita, esta fábula no tiene moralidad.

Precisamente, porque en la edad de oro, las fábulas no tenían Moralidad._

   Fernando Pessoa. 

  

Visitas: 122

Etiquetas: ._F, P_.

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio