En una noche fría ella iba por la calle con algo de miedo porque alguien la seguía y no había sino una vía por donde ir, caminaba rápido para que no la alcanzara lo que la seguía pues no sabía que o quien era, en un momento que miro hacia atrás para cerciorarse si ya lo había perdido sintió que de un sólo zarpazo le taparon la boca y la tomaron por detrás.
Se sintió muy asustada pero intento calmarse para que no la atacara con violencia, el... porque le olió a hombre, le acerco su cara a su cuello, le respiro agitado, le paso la mano por la boca, tenía guantes de cuero negros pero ella se dejo, luego le dijo al oído algo que le asusto más .....ana....y se erizó pues no sabía quien era y más aún porque sabía su nombre..
Ella le dijo que deseaba pero el le tapo la boca nuevamente, le dijo que no hablara, que se volteara despacio, que si intentaba escapar la atraparía de nuevo y ella asintió nerviosa...
En ese instante que volteó vio a ese hombre que le aparecía en sueños desde hace unas semanas, la máscara era de cuero también pero se dejaba ver la barba negra y espesa debajo de ella, cuando le miro los ojos pudo reconocer una mirada de antes, ese brillo era ya conocido pero no dijo nada, el la acerco a su pecho y se unió a el en un palpitar fuerte, noto que el también estaba agitado y que sudaba por debajo de la máscara y de la chaqueta de cuero que lo abrigaba, el le dijo al oído nuevamente su nombre y ella se puso más agitada, era como si lo conociera de hace tanto tiempo pero no descifraba quien era...para poder saberlo necesitaba que hablara más y le pregunto que deseaba que hiciera, ella lo haría por saber quien era y para saber también como quitárselo de encima...

El sólo la apretó más fuerte a su pecho, la abrazo como si se le fuera a acabar la vida en ese instante, temblaba un poco pero era algo como si el temiera más que ella ahora, ella lo abrazo fuerte y en un instante que el se relajó le quito de un sólo golpe la máscara , el se agacho y tapo su rostro con sus manos, ella pudo notar quien era y lo ayudo a quitarse las manos, suavemente las bajo y cuando ella lo reconoció se sorprendió pues era ese hombre que hace unos meses había dejado a causa de un problema de el, ella lo interrogó del porque hacia esto y el sólo le dijo que la amaba que no podía vivir sin ella y que ya era tarde para hablarle pues ella ya estaba con alguien, le respondió que no, que desde que el se había ido de su vida estaba sola y que lo extrañaba.

Lo raro para ella era esa forma de acercarse pero el le explico que siempre había sido su ilusión desde un día que ella le había contado algo parecido a eso como un deseo oculto, ella se sonrió y le acaricio la barba, luego los ojos pues le gustaban mucho y se los beso...

Así en esa cadencia de besos siguió hacia su cara, su mejilla, su boca, se le había olvidado como se sentía cuando esa barba le daba cosquillas en su cara pero era algo que le encantaba. Luego fue más apasionante y ardoroso ese beso, se confundieron lenguas, manos subían y bajaban por el cuerpo de ambos era como si sintieran un hambre vieja pero ya no quería hablar sino la piel, el la desnudo rápido y ella a el , el frío ya estaba siendo acompañado de una niebla espesa pero eso les gusto, siempre les había gustado eso y se dejaron caer al piso suavemente, había agua de la lluvia nocturna pero no les importo, así se recostaron en esa calle fría y mojada...

Sus cuerpos se unieron en una pasión que estaba guardada desde hace meses, era como la primera vez y sus pieles se dejaron inundar de ese ardor del deseo, se entregaron una y otra vez, era la lucha de pieles más larga y tenaz que habían tenido nunca, era como la última vez que vivían, así lo disfrutaron hasta que los dos explotaron en un éxtasis de pasión mutua ...
Se dejaron relajar lentamente y cuando se vieron así en ese lugar tan frío, tan sin moral y hasta vergonzoso no dijeron nada pero que más les daba, nadie más que ellos dos lo sabían y era algo bello por ser su secreto...

En la fría calle, a lo lejos, se ve una pareja abrazada caminando hacia un auto negro pero en ese rincón frío y húmedo de la calle quedo una máscara de cuero tendida en el asfalto , era la única que sabía lo sucedido allí y para ellos fue lo más rico hasta el momento vivido por los dos ...luego callo una tormenta eléctrica muy fuerte que acallo la cuidad....

Anna.Junio 10. 2015.

Visitas: 101

Etiquetas: Hombre, de, negro.

Los comentarios están cerrados para este post

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio