*Cómo se celebra el día de muertos en México*


 

 

 

Querétaro: imprime características propias a las ofrendas que se calocan el 31 de octubre al 2 de noviembre para celebrar los tradicionales días de muertos.

Las ofrendas incluyen elementos muy variados que en su mayor parte, son tomados o bien elaborados a partir de lo que brinda el en torno natural; en este sentido las ofrendas en la Sierra Gorda se caracterizan por el arco frontal elaborado de caña o carrizo, el maguey utilizado como candelabro, insertando en cada punta una vela. Los guisos tradicionales ofrendados a los muertos son casi siempre a base de lentejas, nopales, tamales, y dulces de tejocote y calabaza, acompañados de bebidas como pulque o aguardiente de caña, sin faltar ceras y veladoras y capal para aromatizar, ni la flor de muertos , el papel picada y el rebozo a el sombrero del difunto.

Los habitantes del campo llevan además flores y luz en sus velas, los frutos de la tierra y los elementos de disfrute para el difunto, sin ignorar los cuatro elementos de la vida; aire, agua fuego y tierra; adornos de papal picado, líquidos para beber, desde los más puros y reconfortantes hasta los mas deliciosos y embriagantes, sin dejar pasar los atoles; la tierra con sus productos en granos, las flores o frutas y el fuego que se le arranca al carbón, para quemar el copal, o guisar las preferencias del difunto de la devoción.

Si el muerto se come o no lo que con tanto ahínco se le ha preparado, no importa, el caso es que sepa que se le quería y por eso las tumbas se lavan, aunque sea una vez al año, con caudales inacabables de llanto derramado en el camposanto.

Por la tarde del día primero se oficia una misa en la iglesia a la que asiste la mayoría de la gente del barrio, centro y de algunos barrios de la localidad, al terminar esta, los mayordomos de las benditas ánimas y las personas que deseen quedarse toda la noche en la iglesia, eligen un "gobernador" y su "segundo" encargados de dirigir la ceremonia nocturna, el gobernador nombra a su "avanzada" así como al encargado de la misma dándoles instrucciones para que visiten las capillas familiares, la "avanzada" va por el caserío cantando alabanzas y rezando toda la noche, al amanecer la avanzada regresa a la iglesia y las "contribuciones" recolectadas en la capilla se reparten entre los asistentes, aunque la mayor parte es entregada al "gobernador" diciendole: "le ofrendamos este pequeño obsequio de oro y plata".

 

 

Elementos imprescindibles para recibir a las ánimas

Cada uno de los siguiente elementos encierra su propia historia, tradición, poesía y, más que nada, misticismo.

El agua. La fuente de la vida, se ofrece a las ánimas para que mitiguen su sed después de su largo recorrido y para que fortalezcan su regreso. En algunas culturas simboliza la pureza del alma.

La sal. El elemento de purificación, sirve para que el cuerpo no se corrompa, en su viaje de ida y vuelta para el siguiente año.

Velas y veladoras. Los antiguos mexicanos utilizaban rajas de ocote. En la actualidad se usa el cirio en sus diferentes formas: velas, veladoras o ceras. La flama que producen significa "la luz", la fe, la esperanza. Es guía, con su flama titilante para que las ánimas puedan llegar a sus antiguos lugares y alumbrar el regreso a su morada. En varias comunidades indígenas cada vela representa un difunto, es decir, el número de veladoras que tendrá el altar dependerá de las almas que quiera recibir la familia. Si los cirios o los candeleros son morados, es señal de duelo; y si se ponen cuatro de éstos en cruz, representan los cuatro puntos cardinales, de manera que el ánima pueda orientarse hasta encontrar su camino y su casa.

Copal e incienso. El copal era ofrecido por los indígenas a sus dioses ya que el incienso aún no se conocía, este llegó con los españoles. Es el elemento que sublima la oración o alabanza. Fragancia de reverencia. Se utiliza para limpiar al lugar de los malos espíritus y así el alma pueda entrar a su casa sin ningún peligro.

Las flores. Son símbolo de la festividad por sus colores y estelas aromáticas. Adornan y aromatizan el lugar durante la estancia del ánima, la cual al marcharse se irá contenta, el alhelí y la nube no pueden faltar pues su color significa pureza y ternura, y acompañan a las ánimas de los niños.

En muchos lugares del país se acostumbra poner caminos de pétalos que sirven para guiar al difunto del campo santo a la ofrenda y viceversa. La flor amarilla del cempasuchil (Zempoalxóchitl) deshojada, es el camino del color y olor que trazan las rutas a las ánimas.

Los indígenas creían que la cempasúchil era una planta curativa, pero ahora solo sirve para adornar los altares y las tumbas de los difuntos. Por esta razón se dice que a lo largo del tiempo la flor fue perdiendo sus poderes curativos. Flor de cempasúchil significa en náhuatl "veinte flor"; efeméride de la muerte.

El petate. Entre los múltiples usos del petate se encuentra el de cama, mesa o mortaja. En este particular día funciona para que las ánimas descansen así como de mantel para colocar los alimentos de la ofrenda.

El izcuintle. Lo que no debe faltar en los altares para niños es el perrito izcuintle en juguete, para que las ánimas de los pequeños se sientan contentas al llegar al banquete. El perrito izcuintle, es el que ayuda a las almas a cruzar el caudaloso río Chiconauhuapan, que es el último paso para llegar al Mictlán.

El pan El ofrecimiento fraternal es el pan. La iglesia lo presenta como el "Cuerpo de Cristo". Elaborado de diferentes formas, el pan es uno de los elementos más preciados en el altar.

El gollete y las cañas se relacionan con el tzompantli. Los golletes son panes en forma de rueda y se colocan en las ofrendas sostenidos por trozos de caña. Los panes simbolizan los cráneos de los enemigos vencidos y las cañas las varas donde se ensartaban.

Otros objetos para rememorar y ofrendar a los fieles difuntos

El retrato del recordado sugiere el ánima que nos visitará, pero este debe quedar escondido, de manera que solo pueda verse con un espejo, para dar a entender que al ser querido se le puede ver pero ya no existe.

La imagen de las Ánimas del Purgatorio, para obtener la libertad del alma del difunto, por si acaso se encontrara en ese lugar, para ayudarlo a salir, también puede servir una cruz pequeña hecha con ceniza.

Pueden colocarse otras imágenes de santos, para que sirva como medio de interelación entre muertos y vivos, ya que en el altar son sinónimo de las buenas relaciones sociales. Además, simbolizan la paz en el hogar y la firme aceptación de compartir los alimentos, como las manzanas, que representa la sangre, y la amabilidad a través de la calabaza en dulce de tacha.

El mole con pollo, gallina o guajolote, es el platillo favorito que ponen en el altar muchos indígenas de todo el país, aunque también le agregan barbacoa con todo y consomé. Estos platillos son esa estela de aromas, el banquete de la cocina en honor de los seres recordados. La buena comida tiene por objeto deleitar al ánima que nos visita.

Se puede incluir el chocolate de agua. La tradición prehispánica dice que los invitados tomaban chocolate preparado con el agua que usaba el difunto para bañarse, de manera que los visitantes se impregnaban de la esencia del difunto.

Las calaveras de azúcar medianas son alusión a la muerte siempre presente. Las calaveras chicas son dedicadas a la Santísima Trinidad y la grande al Padre Eterno.

También se puede colocar un aguamanil, jabón y toalla por si el ánima necesita lavarse las manos después del largo viaje.

El licor es para que recuerde los grandes acontecimientos agradables durante su vida y se decida a visitarnos.

Una cruz grande de ceniza, sirve para que al llegar el ánima hasta el altar pueda expiar sus culpas pendientes.

El altar puede ser adornado con papel picado, con telas de seda y satín donde descansan también figuras de barro, incensario o ropa limpia para recibir a las ánimas.

La ofrenda, en sí, es un tipo de escenografía donde participan nuestros muertos que llegan a beber, comer, descansar y convivir con sus deudos

 

 

Sólo venimos a dormir, sólo venimos a soñar:
no es verdad, no es verdad que venimos a vivir en la tierra.
En yerba de primavera venimos a convertirnos:
llegan a reverdecer, llegan a abrir sus corolas nuestros corazones,
es una flor nuestro cuerpo: da algunas flores y se seca.
¿Conque he de irme, cual flores que fenecen?
¿Nada será mi nombre alguna vez?
¿Nada dejaré en pos de mí en la tierra?
¡Al menos flores, al menos cantos!
¿Cómo ha de obrar mi corazón?
¿Acaso en vano venimos a vivir, a brotar en la tierra?
En vano nací, en vano vine a brotar en la tierra:
soy un desdichado, aunque nací y broté en la tierra:
digo: ¿Qué harán los hijos que han de sobrevivir?

 

 

 

Poema nahuatl

 

 

Círculo es la existencia, y mal hacemos
cuando al querer medirla le asignamos
la muerte y el sepulcro como extremos.

Manuel Acuña

 

•La muerte no es más que un accidente de la vida universal; la inmortalidad la han inventado los hombres para consolarse de lo efímero de sus vidas.

Doctor Atl

•Creo en lo importante de estar vivo y de ser un hombre de tiempo, de ceniza, que nace, crece y muere, o nace y muere.

Homero Aridjis

 

•Los velorios son para el mexicano, en realidad, más que una ocasión de enfrentarse con un futuro inexorable, la oportunidad de holgar, murmurar y divertirse.

María Elvira Bermúdez

 

•Vivos por breve tiempo, mis hermanos.
Sólo por la muerte nos queremos.

Rubén Bonifaz Nuño

 

•Frente a la proximidad de la muerte, la necesidad de amar se acrecienta.
Muero cada día. No hay nada nuevo en ello.

José Luis Cuevas

 

•Pero ahora ¿que importa un año más en el tiempo de un muerto?
Quisiera morir silenciosamente, sin dejar una huella, como muere una música lejana en un oído inatento.

Carlos Díaz Dufoo, hijo

 

•No le tengo miedo a la muerte, porque es una mujer.

Emilio Fernández

 

•Yo no le tengo miedo a la muerte, pero sí al modo como he de morir. Quisiera hacerlo como Don Quijote, cuerdo y con el ánimo sosegado.

Luis González Obregón

 

•Mientras más erótico se es, más se tiene la obsesión de la muerte. Erotismo y muerte van siempre de la mano.

Hugo Gutiérrez Vega

 

 

 

•Los granos de trigo sepultados en tierra morirán, ya que la muerte es indispensable condición para renacer.

Luis María Martínez

 

•Morir es nada cuando por la patria se muere.

José María Morelos y Pavón

•Lloras a tus muertos con un desconsuelo tal, que no parece sino que tú eres eterno.

¿Quién no sabe que en México seguimos al pie de la letra el precepto bíblico de alabar a los muertos? A los vivos los elogiamos cuando pueden darnos algo.

Amado Nervo

 

•Hasta a la muerte la tratamos los mexicanos con empalago, la envolvemos como un tamal en las melosas hojas de elote del diminutivo. En los pueblos de México se junta la gente para rezar nueve noches por el alma del difuntito.

Octavio Novaro

 

•Muero creyendo que he hecho por el servicio de mi país cuando he creído en conciencia que era bueno.

Melchor Ocampo

 

•La muerte es intransferible, como la vida.
La indiferencia del mexicano ante la muerte se nutre de su indiferencia ante la vida.

Octavio Paz

 

•Ido el placer ¿la muerte a quien aterra?

Ignacio Ramírez

 

•La muerte es un acto infinitamente amoroso.

José Revueltas

 

•Tu cadáver te ha de alcanzar, no tengas cuidado.

Jaime Sabines

 

•La vida es un paso a la muerte, nacimos para morir.

Carlos Trouyet

 

•En tanto las lámparas estén en agonía, aún hay vida. Pero, como los místicos, interesa irse haciendo, con serenidad, a la idea de la muerte.

Luis G. Urbina

 

•La muerte es el instante en que la mariposa escapa de la oruga; en nuestro cuerpo el alma está larvada y es la muerte quien le otorga el ser.

La vida y la muerte no son dos polos opuestos, sino dos estados conexos entre los cuales no todos los contactos cesan.

José Vasconcelos

 

•La muerte toma siempre la forma de la alcoba que nos contiene.

Xavier Villaurrutia

 

alebriges de papel maché,ellos son atrapa sueños, dragón que mata las pesadillas..!

 

Refranes y Dichos populares

 

La muerte es flaca y no ha de poder conmigo.

Al fin que para morir nacimos.

Al vivo todo le falta y al muerto todo le sobra.

Amigos hasta morir, pero de prestarte nada hay que decir.

A mí las calaveras me pelan los dientes.

Anda como el diablo en el panteón.

A quien Dios quiere para sí, poco tiempo lo tiene aquí.

Asustar con el petate del muerto.

A ver a un velorio y a divertirse a un fandango.

¡Ay muerte, no te me acerques, que estoy temblando de miedo!

Caite cadáver.

Cansado de velar cadáveres y no puros muertos con cabezas de cerillo.

Cargar con el muerto.

Cayendo el muerto y soltando el llanto.

Como la muerte de Apango: ni chupa, ni bebe, ni va al fandango.

Como ya me he muerto, sé lo que es la eternidad.

Consejos y ejemplos que obligan, los que los muertos nos digan.

Cuando el tecolote canta, el indio muere... No es cierto, pero sucede.

Cuando estés muerto, todos dirán que fuiste bueno.

¡Cuánto me gusta lo negro, aunque me espante el difunto!

Al diablo la muerte, mientras la vida nos dure.

Dar el muertazo.

De aquí a cien años, todos seremos pelones.

De tonto me muero este año.

¿De qué mueren los quemados?

Deténganme que lo mato...

De un jalón hasta el panteón.

Donde lloran está el muerto.

El asno sólo en la muerte halla descanso.

El estreñido muere de cursos.

El muerto a la sepultura y el vivo a la travesura.

El muerto y el arrimado a los tres días apestan.

El que ha de morir a oscuras, aunque muera en velería.

El que por su gusto muere hasta la muerte le sabe.

Entre todos lo mataron y él solito se murió.

Era más grande el difunto.

Hay muertos que no hacen ruido y es más grande su penar.

Huyes de la mortaja y te abrazas del difunto.

La gratitud no es a perpetuidad como los sepulcros.

Las penas no matan, pero ayudan a morir.

Levantar muertos.

Mátame a garnuchos.

Matar pulgas a balazos.

Morir en la raya.

Muerta Jacinta, que se mueran los guajolotes.

Muerto el ahijado, se terminó el compadrazgo.

Muerto el perico, ¿para qué quiero la jaula?

Muerto el perro se acabó la rabia.

Muertos los piojos por hacer columpio.

Mujeres juntas, sólo difuntas.

No es mala la muerte cuando se lleva a quien debe.

No le pido pan al hambre, ni chocolate a la muerte.

No vas a morir de parto ni de cornada de burro.

Piojos que en España mueren, en México resucitan.

Poco veneno no mata, ni mucho si no es activo.

Primero muerto que cadáver.

Primero muertos que fuera del horario.

Se hace pesado el muerto cuando siente que lo cargan.

Sólo los guajolotes mueren en la víspera.

Son de los que muriendo matan.

Todos nacemos llorando y nadie se muere riendo.

Vale más un cobarde en casa, que un valiente en la cárcel o en el cementerio.

Vámonos muriendo todos que están enterrando de gorra.

Vamos a ver de qué tumba salen más muertos.

Velo y mortaja del cielo bajan.

Ya ni en la paz de los sepulcros creo.

Yerba mala nunca muere y si muere no hace faltas

 

 

 

somos dos extraños que nos conocemos muy bien..

somos tan parecidos y a la vez tan diferentes...!!

Tú eres quién eres,cuando nadie te mira.

Dios ilumine tú camino

C a la v e r i t a...!

Y ya con está me despido...

eso dice mi último respiro..

ya acabó lo qué términé dice

la calaca,bailando la muy flaca

con su sonrisa burlona y esos

huecos por ojos que escudriñan

hasta mi estomago y ese fondo

negro de sus cuencas me recuerdan

mis negras intenciones de esconderme

de ella,pero solo por un rato más

es qué todavía tengo cuerda pa'rato

ya ni modo pue'sn

si se acabo mi "veinte"pues vente

y ya llevame a descansar.,,,quiza´

allá,allá nos pongamos a danzar..(m,a).

Gracias por asomarte a leer mi blog,todos

tus comentarios son bienvenidos...

Reblog-2-nov-2011

 

 

Visitas: 40872

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentario por COSMOS el noviembre 3, 2013 a las 10:16am

Me quedo con estas 2 frases:

Creo en lo importante de estar vivo y de ser un hombre de tiempo, de ceniza, que nace, crece y muere, o nace y muere.

La vida es un paso a la muerte, nacimos para morir.

John Donne poeta ingles dijo; nunca preguntes por quién doblan las campanas; doblan por ti.

Comentario por juan marin el noviembre 1, 2010 a las 4:31pm
¿Qué muere en el ser humano? Lo único que muere y se desintegra es la materia física o cuerpo de carne, a quien se le retira la energía vital; pero resulta que este cuerpo físico es como una ropa o traje, el cual puede ser desechado sin que nadie muera o deje de existir.
El ser humano tiene otros cuerpos o formas, iguales a la humana, que perduran en la Eternidad. La Conciencia, Inteligencia o Entidad Pensante, que es eterna, sigue alojada después de "morir" en un cuerpo más fino, igual al que tenía, llamado Cuerpo Etérico. Por esto, cree que no ha muerto y no entiende al principio; luego, comprende y se adapta al plano donde se encuentra.

Morir es continuar existiendo en otro lugar para aprender, corregir errores y experimentar. Los muertos son vivos y los vivos son muertos pues están viviendo en gran ignorancia y sufrimiento, bloqueados a la Verdad, con numerosos conflictos por confrontar, sin entender nada de lo que es la eterna vida realmente.

¿Qué es la muerte? Un cambio de dimensión en continuidad mejor, una renovación con interesante aprendizaje, una liberación del sufrimiento, de agobios y penalidades, un descanso moral y emocional que fortalece para, luego volver a reencarnar como bebés, con olvido total del pasado.

No hay ninguna aniquilación ni final al morir, sino continuidad y un regreso para bien. La Tierra es una escuela, un aula del Cosmos
Saludos eternos
Comentario por Eugenio el octubre 31, 2010 a las 7:45pm
Me resulta contradictorio ya que aquí el color negro es el color de la muerte ... las viudas siempre van de negro ... a los funerales todos van de negro ... etc. en cambio en las fotos que as puesto de como se celebra allí el dia de muertos ... todo irradia luz, vida, colores vivos y alegres. Me gusta. Saludos.
Comentario por juan marin el octubre 31, 2010 a las 3:52pm
La energía ni se crea ni se destruye, solo se transforma. Nada se muere ,La naturaleza no conoce la destrucción , solo la transformación, todo fluye todo es energía, en la galaxia no existe nada estático ni rígido
De la vida a la muerte y viceversa, Vivir y morir para seguir viviendo , de otra forma.
El Principio Creador no ha diseñado la destruición(infierno )ha establecido la remodelación y la transformación, volver a la Unidad- Todos somos Uno
Cuando se muere , lo que desaparece es la carne, el ente , el alma es la misma, se ha transflorado en una sustancia menos densa, muchos fallecidos no son consientes de que han dejado su cuerpo , se siente desorientado , perdido, asustado.
Si la persona ha estado dedicada al dinero ,los placeros ,el poder etc. le será muy difícil abandonar la tierra y se buscara un cuerpo humano para poder seguir viviendo sus vicios y deseos, se buscara a una persona que piense de forma parecida a ella, para poder vivir en ella sus pasiones y” poseerla”
Saludos desde el más allá

TODO DISCAPACIDAD

© 2004 - 2014   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio