**

     El Árbol Generoso

Había una vez un Árbol... y el Árbol amaba al

niño... y el muchacho venía todos los días y

cogía sus hojas.

Y con ellas hacías coronas e imaginaba ser el

rey del Bosque...

y trepaba por su tronco...

y se colgaba por sus ramas...

y comía manzanas...

y jugaba al escondite...

y cuando se cansaba se dormía a la sombra...

y el muchacho Amaba muchísimo al Árbol...

y el Árbol era Feliz...

pero el tiempo pasaba...

y el muchacho crecía...

y el Árbol, con frecuencia estaba solo...

Un día el muchacho se acerco al Árbol y éste le dijo:

-Ven,  muchacho trepa por  mi tronco y

  colúmpiate en mis ramas y come manzanas

  y juega en mi sombra y sé Feliz...

-Soy demasiado grande para trepar y jugar-dijo el muchacho-.

   Necesito dinero. ¿Puedes darme algo?

-Lo siento - dijo el Árbol -, pero no tengo. 

 Solo tengo unas hojas y manzanas. Coge las manzanas

muchacho, y véndelas en el mercado... entonces tendrás

dinero y serás Feliz...

En seguida, el muchacho subió al Árbol, cogió sus

manzanas y se las llevó. 

Y el Árbol fue Feliz...y el muchacho se alejó.

Se fue muy lejos sin poder ver el Árbol...

Y el Árbol estaba Triste...

y un día el muchacho volvió...

y el Árbol se Estremeció de Alegría y dijo:

-Ven, muchacho, y trepa por mi tronco y se Feliz.

-Estoy demasiado atareado - dijo -para trepar. Necesito una casa

para cobijarme. quiero una esposa, quiero tener hijos

y por eso necesito una casa...

-Yo no tengo una casa -dijo el Árbol-. El bosque es mi casa. 

Pero tu puedes cortar mis ramas y hacer tu casa...

Entonces serás Feliz...

Y el muchacho cortó sus ramas...las llevó para construir su casa...

y el Árbol era Feliz...

y el muchacho se fue lejos y no pudo ver más al Árbol por

mucho tiempo...

Y cuando el muchacho regresó... el Árbol no podía hablar,

cargado de Emoción.

-Ven, muchacho -balbuceó -, ven a jugar.

-Soy demasiado viejo y asediado por la Tristeza para jugar -dijo-.

Necesito un barco que me lleve muy lejos de aquí. 

¿Me puedes dar un barco?

-Corta mi tronco y fabrica un barco -dijo el Árbol-Luego podrás navegar...

y serás Feliz...

Y el Árbol era Feliz..., aunque no eternamente... le faltaba compañía...

y después de mucho tiempo..., el muchacho regreso de nuevo.

-Lo siento mucho -dijo el Árbol-. Pero no me queda nada... mis manzanas

desaparecieron.

-Mis dientes son demasiado débiles para comer manzanas, - dijo él.

-Lo siento - sollozó el Árbol -. Quisiera darte algo...pero ya no me queda nada...

solo un raigón. Lo siento...

-Ahora necesito muy pocas cosas. -dijo-Solo un lugar tranquilo para Sentarme

y Descansar... Estoy demasiado Cansado...

-Bueno -dijo el Árbol enderezándose todo lo que pudo con gran esfuerzo-.

Bueno, siéntate. Un viejo raigón solo sirve para Asiento y Descanso... ven.

Y el Muchacho lo hizo... y el Árbol era Feliz..., Feliz..., Feliz.

-Shel Silverstein

Visitas: 116

Etiquetas: S._, _.S

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio