Me dejaste vivir una niñez plena y eso te lo agradezco infinitamente. Cuando comenzaste a hacer estragos en mi vida, fue difícil asumirte porque aún no dejaba del todo la niñez, fue terrible sentir como mi cuerpo ya no me respondía como antes… De repente mi vida cambio para siempre, mis padres sabían de tu existencia pero a mí no me quedaba clara la situación, Marcaste mi adolescencia, físicamente ya “no era como las demás”, me volví incapaz de mirarme al espejo y me sentí muy poco atractiva producto de las secuelas que has dejado en mí. Me compare con otras jóvenes de mi edad y siempre me veía inferior a ellas. Muchas veces mi cuerpo fue motivo de enojos porque no cumplía con los estereotipos impuestos por la sociedad; conseguir prendas de vestir modernas que oculten mis marcas e imperfecciones siempre ha sido toda una odisea.

En todas las escuelas a las que asistí nunca nadie se burló de mí, al contrario me ayudaban y me trataban con respeto. Teniendo casi 18 años no pensaba en tener novio, en algún día casarme o tener hijos. Siempre me dedique a estudiar, casi no iba a fiestas, entre mas pasaba el tiempo me volvía más retraída, tenía pocos amigos y no porque los demás no me ofrecieran su amistad sino porque yo siempre me encargaba de poner una barrera; mi vida era ir a la escuela, a citas médicas y fisioterapia.

Me quería y valoraba tan poquito, pero siempre evadía el tema, nunca hice ni el más mínimo intento por cambiar mi situación. Tener que salir a la calle era una tortura, no soportaba las miradas de la gente o peor aún sus preguntas, sus comentarios o sus “pobrecita”, regresaba a casa triste, enojada y con ganas de no volver a salir nunca mas; en las reuniones familiares salia en las fotos a fuerza, las detestaba, detestaba verme.

Muchas personas (incluyendo familiares) me siguen viendo y tratando como si fuera una niña, piensan que no sé nada de la vida, que sigo siendo inocente e ingenua, que nunca me he enamorado, pero a como están de equivocados!... Hace mucho llego a mi vida una persona, que sin querer y con el paso del tiempo se convirtió en una de las personas más importantes de mi vida… le trajo vida a mi vida, me ayudo, gracias a que llego comencé a valorarme, mi autoestima aumento y empece a cambiar cosas de mi vida que estaban mal; después de muchos años logre verme en un espejo y me di cuenta de que no soy un monstruo. Esa persona me cambio la vida para siempre, de repente había comentarios como “te vez distinta”, “te ves más segura”, “tu mirada y tu actitud son distintas”; falta que trabaje y mejore en muchos aspectos de mi vida pero ahora eso depende de mí y de nadie más… salir a la calle ya no me pesa y sé que las miradas y los comentarios nunca se van a acabar, ahora me gusta salir en fotos y ya no me hace sentir mal el hecho de físicamente no "lucir como las demás".

Desde hace mucho supe que no deseo ser madre y el tema de tener una pareja no me preocupa, ese tema lo dejo en manos de Dios.

Gracias a esa persona y a los años fui fortaleciéndome y aprendiendo a aceptarme así, con mi discapacidad, ya que esta circunstancia de vida me enseñó a valorar el vivir, los buenos sentimientos y comprender que somos mucho más que un cuerpo.

Gracias discapacidad, gracias cuerpo con imperfecciones que hicieron que hoy pueda ver más allá de lo externo.

CRM

Visitas: 179

Los comentarios están cerrados para este post

Comentario por Naui el febrero 10, 2018 a las 1:30am

Hola Marina, gracias por leer y por tu comentario.

Al principio es difícil y parece un castigo pero lo único que queda es aceptar y seguir adelante.

Seria peor quedarse sumido en la tristeza

Un abrazo.

Comentario por marina salobreña el febrero 9, 2018 a las 11:22am

Estimada Naui, me ha gustado muchísimo tu escrito, eres una mujer inteligente, sensible pero muy fuerte. Es muy difícil pero así es como hay que ver una discapacidad; las personas que no las tienen nunca llegaran a saber en toda tu extensión lo que bien reconducida y gestionada una discapacidad nos puede abrir la puerta a una diferente óptica de la vida.

Un abrazo fuerte!

Comentario por Naui el febrero 8, 2018 a las 6:33pm

Gracias por leer y por tu comentario Martina... Cierto, apenas estoy comenzando y sin duda me gusta lo que estoy viviendo, ha sido difícil pero el cambio era necesario...

Abrazo! :) 

Comentario por Naui el febrero 8, 2018 a las 6:26pm

Gracias por tu comentario Victoria. La vida siempre nos sorprende, nos da nuevas oportunidades y es decisión de cada uno tomarlas o dejarlas ir. 

Si algo esta claro es que no debemos quedarnos hundidos en nuestros miedos, complejos, tristezas e inseguridades, todos somos distintos y seguramente con algo bueno que aportarle al mundo. 

A todos nos llega el momento de tocar fondo y abrir los ojos, de aceptar la vida y las circunstancias que nos ha tocado vivir (después de todo no es tan malo) y siempre existirá la posibilidad de cambiar un poco las cosas y hacerlas mejor. 

Abrazo!

Comentario por Martina el febrero 8, 2018 a las 6:14pm

Que fuerte y que valiente hay que ser para aceptar nuestras discapacidades y enfermedades,seremos afortunadas si tenemos el apoyo de la familia,pero hay otras que solas se animan,caen y vuelven a luchar las batallas del dìa a dìa,un abrazo mi querida Naui y a seguir que apenas vas empezando a vivir las cosas bonitas de las vida.Un abrazo sincero y mil bendiciones.

Por cierto que linda forma de definirte mi querida Victoria.saludos que ya tienes el nombre de tu Victoria a tu vida.saludos guapa

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio