**12 de Diciembre día de la Aparición de la Virgen de Guadalupe en el cerro del Tepeyac**y codices de la Tilma

 

No se turbe tu corazón; no temas esa enfermedad,

ni otra alguna enfermedad o angustia. ¿No estoy yo aquí? ¿No soy tu Madre?

¿No estás bajo mi sombra? ¿No soy yo tu salud?

¿No estás por ventura en mi regazo?

¿Qué mas has menester?

No te apene ni te inquiete otra cosa."
(Palabras de Nuestra Señora a Juan Diego)

"Guadalupe" significa en el idioma indígena:

"aplasta la cabeza a la serpiente".

Es justo el evangelio en Génesis 3:15: María, vencedora del maligno.
La imagen es una pintura tal y como la detalla Apocalipsis 12:

"apareció en el cielo una señal Grande,

una mujer envuelta en el Sol, con la luna debajo de sus pies"
La Virgen tiene una cinta en el vientre, está

"encinta" embarazada" para indicar que Dios quería

que Jesús naciera en América,

en el corazón de cada Americano.

 

Según varios estudiosos y hombres de ciencia que han inspeccionado la imagen se pueden ver reflejadas, en ambos ojos y en la ubicación precisa en que se reflejarían en un ojo humano vivo, algunas figuras que han sido extensivamente analizadas y parecen corresponder a la forma y tamaño de figuras humanas localizadas enfrente de la imagen.

En 1929, Alfonso Marcué, quien era el fotógrafo oficial de la antigua Basílica de Guadalupe en la ciudad de México, descubrió lo que parecía una clara imagen de un hombre con barba reflejada en el ojo derecho de la Virgen. Al principio no podía dar crédito a lo que estaba viendo: cómo podía ser?, Un hombre con barba dentro de los ojos de la Virgen de Guadalupe?. Pero luego de varias inspecciones de sus fotografías en blanco y negro de la imagen ya no tuvo mas dudas y decidió que era tiempo de informar a las autoridades de la Basílica. Así lo hizo, y le fué indicado por estas que se guardara completo silencio sobre el descubrimiento, lo que Marcué cumplió al pie de la letra.
Mas de 20 años después, el 29 de mayo de 1951, el dibujante mexicano José Carlos Salinas Chávez, luego de examinar una buena fotografía de la cara de la imagen, redescubre la imagen de lo que parece ser un busto humano reflejado en el ojo derecho de la Virgen, y luego también en el ojo izquierdo.



"Detalle del busto humano".
Desde entonces, mucha gente ha tenido la oportunidad de inspeccionar

de cerca los ojos de la Virgen en la tilma, incluyendo mas de 20 médicos oftalmólogos.
El primero fue el prestigioso médico oftalmólogo mexicano Dr. Javier Torroella Bueno,

el 27 de marzo de 1956. En lo que constituye el primer reporte emitido por un médico

sobre los ojos de la imagen, él certifica la presencia del triple reflejo

(Efecto de Samson-Purkinje) característico de todo ojo humano normal

vivo y afirma que las imágenes resultantes se ubican exactamente donde

deberían estar según el citado efecto, y también que la distorsión de las

imágenes concuerda perfectamente con la curvatura de la córnea.
Ese mismo año otro oftalmólogo, el Dr. Rafael Torrija Lavoignet, examinó

los ojos de la imagen ya con mas detenimiento y con la utilización de un oftalmoscopio.

El Dr. Lavoignet reporta la aparente figura humana en las córneas de ambos

ojos, con la ubicación y distorsión propias de un ojo humano normal, notando

además una inexplicable apariencia "viva" de los ojos al ser examinados.
Varias otras inspecciones de los ojos han sido realizadas por médicos oftalmólogos

luego de éstas iniciales. Con mayores o menores detalles todas concuerdan

en general con las dos primeras aquí expuestas.



Según Dr. Tonsmann, de izquierda a derecha pueden verse "indio sentado", "obispo Zumárraga", "traductor", "Juan Diego mostrando la tilma" y abajo "grupo familiar".
Una nueva y fascinante clase de estudio y análisis de los ojos comenzó en 1979, por el Dr. José Aste Tonsmann, un graduado de la Universidad de Cornell trabajando para IBM en procesamiento digital de imágenes, al digitalizar éste a altas resoluciónes una muy buena fotografía de la cara de la Virgen tomada directamente de la tilma original.
Luego de procesar las imágenes de los ojos por diversos métodos para eliminar "ruidos" y destacar detalles el Dr. Tonsmann realizó lo que serían incríbles descubrimientos: no solamente era claramente visible en ambos ojos el "busto humano", sino también por lo menos otras cuatro figuras humanas eran también visibles en ambos ojos.


El Dr. Aste Tonsmann publicó sus últimos estudios efectuados sobre los

ojos en la tilma con completos detalles y fotografías.

Quizás uno de los aspectos mas fascinantes de su trabajo

es su opinión de que Nuestra Señora no solo nos dejara su imagen

impresa como prueba de su aparición sino también ciertos

mensajes que permanecieron escondidos en sus ojos para ser

revelados cuando la tecnología permitiese descubrirlos

y en el tiempo en que fueran mas necesarios.
Este sería el caso de la imagen de una familia presente en el centro

de los ojos de la Virgen, en momentos en que la Familia

se encuentra precisamente ante serios ataques en nuestros días.

La imagen de varias figuras humanas que parecen constituir

una familia, incluyendo varios niños y un bebé llevado en la

espalda por su madre como se acostumbraba en el siglo 16,

aparece en el centro de la pupila de la Virgen, como centro

de su mirada, como se puede apreciar en esta excelente

imagen del ojo derecho resaltando la familia,

provista gentilmente por el Dr. Aste Tonsmann

 

Vea un video sobre las imagenes en los ojos, con el Dr. Aste Tonsmann.

 

 

San Juan Diego Un Modelo de Humildad

"Te alabo, Padre, Señor del cielo y de la tierra,

por haber ocultado estas cosas a los sabios y a los prudentes

y haberlas revelado a los pequeños. Sí,

Padre, porque así lo has querido." (Mt 11, 25-26)
En abril de 1990 Juan Diego fué beatificado por

el papa Juan Pablo II en el Vaticano.

Al siguiente mes, en la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe

en la ciudad de México, durante su segunda visita al Santuario,

Su Santidad presidió la solemne ceremonia de beatificación.
En Julio 2002 fue canonizado en una ceremonia presidida

por Juan Pablo II, realizada en la Basilica de Guadalupe.
Quién era este Juan Diego?

 

La mayoría de los estudiosos concuerdan que Juan Diego nació en 1474 en el calpulli de Tlayacac en Cuauhtitlán, el que fué establecido en 1168 por la tribu nahua y posteriormente conquistado por el jefe Azteca Axayacatl en 1467; y estaba localizado 20 kilómetros al norte de Tenochnitlán (ciudad de México).
Su nombre de nacimiento fue Cuauhtlatoatzin, que podría ser traducido como "el que habla como águila" o "águila que habla".
El Nican Mopohua lo describe como un "macehualli", o "pobre indio",

es decir uno que no pertenecía a ninguna de las categorías sociales del Imperio,

como funcionarios,sacerdotes, guerreros, mercaderes, etc., es decir que

pertenecía a la mas numerosa y baja clase del Imperio Azteca, pero no a la clase

de los esclavos.

Hablándole a Nuestra Señora él se describe como "un hombrecillo"

o un don nadie, y atribuye a ésto su falta de credibilidad ante el Obispo.
El trabajaba duramente la tierra y fabricaba matas las que luego vendía.

Era dueño de su pedazo de tierra y tenía una pequeña vivienda en ella.

Estaba casado pero no tenía hijos.
En los años 1524 o 1525 se produce su conversión al cristianismo y fue bautizado,

así como su esposa, recibiendo el nombre cristiano de Juan Diego y su esposa

el nombre de María Lucía. Fueron bautizados por un fraile Franciscano,

el padre Peter da Gand, uno de los primeros misionarios franciscanos

en arrivar a Mexico.
De acuerdo a la primera investigación formal realizada por la Iglesia

sobre los sucesos, las Informaciones Guadalupanas de 1666, Juan Diego

parece haber sido un hombre muy devoto y religioso, aún antes de su conversión.

Era muy reservado y de un místico carácter, afecto a largos silencios y frecuentes penitencias, y que solía caminar desde su poblado hasta Tenochtitlán, a 20 kilómetros de distancia, para recibir instrucción religiosa.
Su esposa María Lucía enferma y luego fallece en 1529. Juan Diego entonces se translada a vivir con su tío Juan Bernardino en Tolpetlac, que le quedaba mas cerca de la iglesia en Tlatilolco - Tenochtitlán, solo 14 kilómetros.


Un macehualli
El caminaba cada sábado y domingo a la iglesia, partiendo a la mañana muy temprano, antes que amaneciera, para llegar a tiempo a la Santa Misa y a las clases de instrucción religiosa. Caminaba descalzo, como la gente de su clase macehualli, ya que solo los miembros de las clases superiores de los aztecas usaban cactlis, o sandalias, confeccionadas con fibras vegetales o de pieles. En esas frías madrugadas usaba para protegerse del frío una manta, tilma o ayate, tejida con fibras del maguey, el cactus típico de la región. El algodón era solo usado por los aztecas mas privilegiados.


Durante una de sus caminatas camino a Tenochtitlán, caminatas que solían tomar unas tres horas y medias a través de montañas y poblados, ocurre la primera aparición de Nuestra Señora, en el lugar ahora conocido como "Capilla del Cerrito", donde la Santísima Virgen le habló en su idioma, el náhuatl. Ella se refirió a él con grandísimo cariño, llamándolo "Juanito, Juan Dieguito", "el mas pequeño de mis hijos", "hijito mío".


Juan Diego tenía 57 años en el momento de las apariciones, ciertamente una edad avanzada en un lugar y época donde la expectativa de vida masculina apenas sobrepasaba los 40 años.
Luego del milagro de Guadalupe Juan Diego fue a vivir a un pequeño cuarto pegado a la capilla que alojaba la santa imagen, luego de dejar todas sus pertenencias a su tío Juan Bernardino, pasando el resto de su vida completamente dedicado a la difusión del relato de las apariciones entre la gente de su pueblo.
Juan Diego muere el 30 de mayo de 1548, a la edad de 74 años.
Juan Diego amaba de sobremanera la Sagrada Eucaristía, y por permiso especial del Obispo recibía la Comunión tres veces por semana, algo completamente inusual en aquellos tiempos.

 


Su Santidad Juan Pablo II alabó en Juan Diego su simple fé enriquecida por la catequesis y lo definió (a aquél que le dijo a la Santísima Virgen: "soy solo un hombrecillo, soy un cordel, soy una escalerilla de tablas, soy cola, soy hoja, soy gente menuda..") como un modelo de humildad para todos nosotros. La imagen está grabada sobre un tejido de ayate hecho con fibra de maguey sin preparar. Es un tejido burdo. Incluso se ve a trasluz el movimiento de un brazo, como a

través del enrejado de una celosía. Es transparente a pesar de lo grueso que es el hilo…

 

Una gran señal apareció en el cielo: una Mujer, vestida del sol, con la luna bajo sus pies, y una corona de doce estrellas sobre su cabeza.

Descubrimientos de la tilma de la Virgen de Guadalupe

 

La imagen está grabada sobre un tejido de ayate hecho con fibra de maguey sin preparar. Es un tejido burdo. Incluso se ve a trasluz el movimiento de un brazo, como a través del enrejado de una celosía. Es transparente a pesar de lo grueso que es el hilo…


Sus dimensiones son 104 x 170 centímetros, y está formada por dos partes unidas en el medio por una burda costura vertical, efectuada con un hilo de maguey.



LAS PUPILAS REGISTRARON LA MOSTRACIÓN DE LA TILMA

El fenómeno más sorprendente, el que ha despertado la curiosidad científica moderna sobre esta imagen, se refiere a los descubrimientos hechos en las pupilas de la Virgen.

En 1929, el fotógrafo Alfonso Marcué, estudiando algunos negativos de la imagen, observó que en el ojo derecho de la Virgen había una figura humana. El descubrimiento fue una sorpresa. Otros fotógrafos intentaron aclarar el hecho. En 1951, Carlos Salinas, fotógrafo oficial de la Basílica de Guadalupe, afirmó que había constatado que una figura humana se veía también en el ojo izquierdo.

En el año 1956 el oftalmólogo Dr. Torruela Bueno descubre que al acercarse al ojo para realizarle un fondo de ojo, la pupila se cierra y al apartar la luz se dilata nuevamente, como si fuera el ojo humano de una persona viva.

En julio de 1956 el Dr. Lavoignet después de 8 meses de trabajos, descubre el fenómeno óptico de la “triple imagen de Purkinge-Samson”, que es el fenómeno óptico que hace que en el ojo humano se formen las tres refracciones del objeto visto, característico de todo ojo humano normal vivo, y afirma que las imágenes resultantes se ubican exactamente donde deberían estar según el citado efecto, y también que la distorsión de las imágenes concuerda perfectamente con la curvatura de la córnea.

En febrero de 1979 el Dr. José Aste Tönsmann culminó con dos años de trabajo intensivo y descubrió lo que hasta ahora ha sido uno de los fenómenos inexplicables más grandes de todos los tiempos. Por computadora el Dr. Aste agranda la imagen de la pupila del ojo derecho e izquierdo en forma digitalizada, y descubre trece personas que están siendo observadas por los ojos de la Imagen de la Virgen de Guadalupe.

Pero allí no termina la sorpresa, ya que al agrandar la pupila del Obispo Juan de Zumarraga otras mil veces más, o sea 1 milímetro de la imagen se agranda primero 2500 veces y luego la pupila del obispo 1000 veces más y allí aparece nuevamente la imagen del indio Juan Diego mostrando la Tilma con la Imagen de la Virgen de Guadalupe, retratada en los ojos del obispo.

Dos veces se retrata la imagen: una vez en los ojos de María, y luego en los ojos del obispo retratados en los ojos de María. O sea que esta imagen se observa en el tamaño de un cuarto de micrón, que es la 1/4 parte de un millonésimo de milímetro.

¡Esto hizo que el Doctor Aste Tonsmann no durmiera por varios días maravillado de algo tan increíble!. No es para menos, los milagros deben maravillarnos. En caso contrario, ¿qué sentido tiene que Dios los realice?

Si bien sus dimensiones son microscópicas, el iris y las pupilas de los ojos de la imagen tienen impresa al menos la imagen sumamente detallada de trece personajes. Las mismas personas están presentes tanto en el ojo izquierdo como en el derecho, con diferentes proporciones, al igual que sucede en los ojos de un ser humano que refleja los objetos que tiene en frente.

Se puede individualizar a un indio sentado, que mira hacia lo alto mientras parece tener entre sus manos un instrumento musical indígena; el perfil de un hombre anciano, con la barba blanca y la cabeza con calvicie avanzada, como el retrato del obispo Juan de Zumárraga realizado por Miguel Cabrera para representar el milagro; un hombre más joven, con toda probabilidad el intérprete Juan González; un indio de rasgos marcados, con barba y bigote y un gorro típicamente indígena, que abre su propio manto ante el obispo: ¡sin dudas se trata de Juan Diego!; una mujer de rostro oscuro, una sierva negra que estaba al servicio del obispo; un hombre de rasgos españoles que mira pensativo acariciándose la barba con la mano.

En el centro de las pupilas, además, a escala mucho más reducida se puede ver otra «escena», totalmente independiente de la primera. Se trata de una familia indígena compuesta por una mujer, un hombre, y algunos niños. En el ojo derecho, aparecen otras personas de pie detrás de la mujer.

http://www.virgendeguadalupe.org.mx/codice_gpano/menu.swf
En está página encontraras los codices de la tilma de la Virgen de Guadalupe

 


somos dos extraños que nos conocemos muy bien...
somos tan parecidos y a la vez tan diferentes..!
Gracias por asomarte a leer mi blog,
todos tus comentarios son bienvenidos
Felicidades a todas las Guadalupes,lupitas
un abrazo y en está Navidad prendan una vela
para que esa luz Ilumine a quienes la necesitan..

Re-blog-11-dic-2010

 

 

 

Visitas: 19959

Etiquetas: 12, Dciembre, Guadalupe, aparición, celebrar, cerro, codices, de, del, día, Más...fiesta, historia, imagen, la, méxico, significado, tilma, tépeyac, una, virgen

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentario por Nahomy Menjivar el diciembre 12, 2016 a las 4:23am

correcto Juan Marin.

Comentario por juan marin el diciembre 11, 2010 a las 11:48pm

La Biblia también enseña que SOLAMENTE HAY UN MEDIADOR ENTRE DIOS Y LOS HUMANOS que es El Señor Jesús, Y NO HAY NINGÚN OTRO (1Timoteo 2:5). El único intercesor que tenemos ante Dios es el Señor Jesús, y en ninguna parte de la Santa Biblia existe un solo verso que indique, explícita o implícitamente, que deba haber «mediadores» entre el Señor Jesús y los humanos.

1 Timoteo 2:5 declara, “Porque hay un solo Dios, y un solo mediador entre Dios y los hombres, Jesucristo hombre.” No hay nadie más que pueda ser mediador ante Dios por nosotros. Si Jesús es EL ÚNICO mediador, eso indica que María y los santos no pueden ser mediadores. Ellos no pueden ser mediadores de nuestras peticiones en oración a Dios. Más aún, la Biblia nos dice que Jesucristo Mismo está intercediendo por nosotros ante el Padre “por lo cual (Jesucristo) puede también salvar perpetuamente a los que por él se acercan a Dios, viviendo siempre para interceder por ellos.” (Hebreos 7:25). Con Jesús Mismo intercediendo por nosotros, ¿por qué necesitamos que María o los santos intercedan por nosotros? ¿A quién escuchará Dios que sea más cercano que Su Hijo? Romanos 8:26-27 describe al Espíritu Santo intercediendo por nosotros. Con el segundo y tercer miembro de la Trinidad ya intercediendo por nosotros ante el Padre en el Cielo, ¿qué posible necesidad habría de tener a María o a los santos intercediendo por nosotros?

El mismísimo Señor Jesús dejó esa cuestión muy clara en Sn.Juan 14:13; 15:16 y 16:23. Allí ÉL nos indica que nuestras oraciones acceden directamente al Padre por medio del Santo Nombre del Señor Jesús.
Saludos

© 2004 - 2020   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio