Carta de una arrepentida.

*Porque de algunas cosas si me arrepiento.

Somos seres humanos normales como los demás pero a veces explota algo por dentro que no se puede controlar.

De una mala fecha, un mal día, un mal recuerdo, un mal amor o simplemente un mal día sale una rabia que no se calma fácilmente y que va apoderándose de todo como un huracán que no se muere.
Al contrario todo va en ebullición y al menor comentario explotas en una expansión que es difícil de controlar, es tan complicado que pasan años y no lo notas apenas.

El cuerpo lo dice, tu organismo habla en voz alta y dice : ¡ Te morirás ! Es tan elocuente que lo sientes en algunas partes de ti y no se acepta porque tu mente dice que no es así pero ese cuerpo lo repite insistentemente hasta que colapsa todo y no hay más que retroceder.

Vuelves al pasado en el preciso instante en que todo ese odio empezó, sí ...ODIO porque es lo que te consume todo el tiempo y lo que daña tu ser, ese instante te da pena pero piensas que está muy mal y que hay que olvidar, ya lo has hecho antes, es una larga vida de olvidos premeditados, olvidos recreados, revividos, vivos...al punto que no lo están.
Que les das vida siempre que retornas a ese momento, que les das tanta realidad que siguen consumiendo todo tu ser hasta tu propia conciencia.

Algunas personas te lo notan y te empujan a que sigas odiando con sus palabras ofensivas y duras porque saben de tu debilidad y sensibilidad ante estos actos del pasado que te dañaron, ahondan más en esa herida hasta que otras que te respetan te lo expresan y vuelves a la realidad.

Te examinas en tu ser interior muy bien y notas que hay una oscuridad pululando dentro de ti consumiendo lo bueno que aún hay en ti, lo sientes como un demonio que te carcome y que te da asco, porque sabes que no eres así, que no eres como ellos y que ante todo crees en Dios.

Jesús me sanó...Él me dio el permiso y la voluntad para cumplir la misión que ya está en ejecución, Él te dio además la confianza para que creas más en ti y que el cambio sea completo, das el derecho a ser o actuar como antes en contra y no a favor así que te dejas caer en Sus brazos como lo hiciste antes y dejas que actúe en ti y te sane.

Cuando las palabras tienen tanto poder se debe pensar muy bien antes de responder y si es sano, no hacerlo. A veces el silencio es más necesario y elocuente porque no sabe más el que más habla ni el que más otorga.

El mañana llega con el sol refulgente de la esperanza, sigues adelante con tu vida ya complicada pero con la sabiduría de entender a los demás, esa necesidad de saber que ellos también tienen derecho a expresarse como deseen pero que tú también lo tienes en ignorarlo, en dejar pasar de largo lo que un día fue realidad porque hoy es parte de un ayer que es un olvido.

Así es este hoy, esta vida ...ayer sufría por cosas humanas pero con la ayuda de Dios estoy sanando esas viejas heridas causadas en un ayer que ya murió.

Así mismo Dios es quien me dio esa oportunidad de conocer a personas buenas que me dicen las verdades desde su corazón y que sé debo cambiar.
Gracias a la vida porque aún tengo esas luces en mi camino ayudándome a ser otra y no continuar en reincidir en el dolor, dejar que la herida vuelva a cerrar, sane y sea la mujer que debo ser y no la que otros han creado.

Seguimos en esta vida hasta que se acabe todo y sea Dios quien decida a donde nos iremos unos y otros por nuestros actos.

Gracias amigos por su ayuda, se les quiere con el alma.

DL.VI.
X.

Visitas: 79

Comentar

¡Necesitas ser un miembro de Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social para añadir comentarios!

Participar en Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Comentario por Dolores luna el junio 13, 2019 a las 3:15pm
Se trabaja a diario en ello y se anhela que si, sólo cuando me sienta en verdera paz descansará no sólo mi cuerpo, mi alma.

Un abrazo con cariño.
Comentario por Gorka el junio 13, 2019 a las 2:47pm

Llegara esa paz interior que buscas pronto, cuanto más la busques a ella y ella te encontrara a ti. tú os encontraréis a la par, animo amiga que se puede llegar.

Comentario por Dolores luna el junio 12, 2019 a las 6:15pm

Gracias amiga. Sanar requiere tiempo y ppaciencia absoluta pero estos años he aprendido a adquirirla, aún a veces aparece el fantasma del dolor pero Dios está ahí siempre.

Alma sana es vida eterna...algún día amiga. 

Muy cierta tu frase...pasado olvidado y perdonado. 

Un abrazo. 

Comentario por Lourdes el junio 12, 2019 a las 5:14pm

Me lleno de alegría al leer tu escrito, te felicito!!!... eso es lo que realmente necesitabas hacer, comenzar a perdonarte para sanar tu alma, primero tú, segundo tú y por siempre tu  primero ante que todo, ves amiga como seguir siendo humilde te da muchas ventajas. Dejar el odio, el rencor, las tormentas internas te traerán paz, esa que decías necesitar y que ahora estarán recompensadas porque las has colocado en las mejores manos de la sabiduría…”en mano de Dios todo”…   Se te aprecia…y a seguir que la vida y tus amigos esperan mucho de ti….y recuerda… “No ignoramos el pasado, solo que no le damos vida”..

Comentario por Mónica el junio 12, 2019 a las 3:39pm
Gracias a ti Dolores Luna por este bonito espacio de reflexión :)
Comentario por Dolores luna el junio 12, 2019 a las 3:29pm

Andar los caminos de otros y con los zapatos de los demás se dice fácil pero es sólo de sabios  y conozco pocos al día de hoy.

Gracias por tu punto de vista Rebel.

Comentario por Dolores luna el junio 12, 2019 a las 3:26pm

En efecto Mónica no somos perfectos y también me arrepiento por la misma razón.

De lo que no me arrepiento es de haber amado con el alma, lo difícil es confiar.

El perdón se da por mi misma y por el mañana, que el lastre no pese más.

Gracias por tu comentario. 

Saludos. 

Comentario por Mónica el junio 12, 2019 a las 2:24pm

Yo coincido también con vosotr@s, tambien me he arrependido a lo largo de mi vida de muchas palabras dichas (sobre todo de las no dichas), de emociones, reacciones impulsivas y cómo no de que mi cara fuese un espejo y sentirme desprotegida ante el otro. Pero a lo largo de mi experiencia también me he dado cuenta que el arrepentimiento tenía una duración y lo que era importante a corto plazo ya no lo era con el paso del tiempo. Supongo que el ver que cada uno hace lo mejor que puede con lo que tiene en cada momento nos ayuda a aprender a soltar aquello que pesa demasiado. El arrepentimiento está muy cargado de autocritica, a veces tan cargada de desprecio que no deja avanzar. Creemos en el arrepentimiento como maestro del cambio, yo no lo creo asi. Yo creo en aprender a observar la incomodidad emocional de uno o la probocada en el otro y decidir si apartir de ahí uno quiere hacer algo por mejorarlo (que no corregirlo). Tal vez sea un “lo siento“ o un  “no me di cuenta“, lo que uno considere que puede hacer aceptando que lo que sucedió no pudo ser de otra manera. 

Comentario por Rebel el junio 12, 2019 a las 9:13am

Todos tenemos cosas de las que arrepentirnos, de eso no se salva nadie, tampoco yo, así que por lo que me toca no tengo ningún problema en decirlo: si alguien se ha sentido mal por algo que yo haya hecho, dicho o dejado de hacer le pido perdón y disculpas desde ya mismo. Los seres humanos somos tan contradictorios que también en ocasiones podemos hacer daño sin ser apenas conscientes de ello o incluso buscando todo lo contrario. Desde que estoy en Anundis he visto enfrentamientos cargados de insultos por motivos que ya ni se recuerdan, el problema es que luego se entra en una dinámica en la que es muy difícil volver atrás, porque una vez que se han levantado las trincheras y las barricadas se tiende a ver al otro/a como el enemigo.. Lo trágico y triste de todo esto es que igual luego ves a esa misma gente desde fuera y compruebas, captas y sientes que ninguna de ellas es mala gente, sino todo lo contrario. Los humanos somos un cóctel de ideas, sentimientos, puntos de vista, creencias, formas de pensar diferentes, días buenos, días malos, momentos mejores y peores, etapas en las que nos perdemos y otras en las que nos encontramos.. y a veces cuando todo ese mundo entra en contacto con el mundo de otra persona no encaja y choca de la peor forma. La mayoría solemos defender nuestras banderas, ideas y actos no tanto por una maldad consciente, fría, calculada y deliberada sino porque creemos que la razón está de nuestra parte, o por pura autodefensa. Pero nos podemos equivocar, todos y yo el primero, porque nadie tiene toda la verdad de su parte. Por tanto tratemos de ser mejores, aprendamos de los errores del pasado, también del daño que pudimos causar, procuremos no volver a repetirlos y recordemos siempre aquellas palabras de Atticus a su hija Scout en Matar a un Ruiseñor: "Nunca conoces realmente a una persona hasta que no has llevado sus zapatos y has caminado con ellos"

Saludos

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio