Cada vez que surge el tema de la naturaleza humana y el egoísmo alguien menciona el gen del egoísmo… Esta muy bien que uno reexamine sus conclusiones personales para que estén al día con los últimos descubrimientos científicos. Se han identificado genes que producen todo tipo de estructuras y reacciones químicas, desde el color de los ojos, pasando por las enzimas, hasta la estatura, pero no se ha descubierto ningún gen para el egoísmo.
En el portal web del Proyecto del Genoma Humano, los científicos explican que no existe un único gen que determine una conducta particular. Al contrario, varios genes están involucrados en la determinación de la conducta, y sus efectos son a menudo influenciados por factores ambientales.
Sin embargo, muchos siguen hablando de este supuesto gen del egoísmo… y la cosa va a peor cuando se « inventan » mas genes, como el gen del altruismo…

Yo creo que es debido a la confusión que provocó el desafortunado nombre de la teoría del gen egoísta (no del egoísmo, sino egoísta), Irónicamente esta teoría se creo para explicar los manifiestos casos de altruismo y cooperación que se observan en la naturaleza.

Desde un punto de vista darwiniano, la existencia del altruismo biológico (es decir no consciente) en la naturaleza es paradójico, un ejemplo bastante simplificado lo podemos encontrar en la especie de monos verdes: 

Cuando un individuo del grupo percibe un depredador inmediatamente alerta del peligro al resto del grupo emitiendo gritos específicos, pero esto le pone a él mismo en peligro porque atrae la atención del depredador hacia él.

Al contrario, otro mono del grupo que se comporta de manera “egoísta” y no avisa, se beneficiara de las alarmas que emiten otros y tendrá mas posibilidades de supervivencia.
La selección natural favorecería al mono “egoísta” para sobrevivir y procrearse por lo cual después de varias generaciones solo habría “monos egoístas”, el comportamiento altruista debería desaparecer. Sin embargo, esto no ocurre.

Ahora la teoría del gen egoísta, nos explica que esto se debe a que la selección natural no opera a nivel del organismo individual sino a nivel de los genes, es verdad que el mono “altruista” parece estar actuando en contra de su propio beneficio, pero en realidad esta actuando para beneficio de sus genes, al sacrificarse esta garantizando que los genes que tiene en común con sus familiares se conservaren en algunos de los miembros que sobrevivirán gracias a su aviso.

Metafóricamente hablando, los organismos son como vehículos para los genes, y los genes están dispuestos a sacrificar un vehículo ya que eso les permitirá preservar “copias” de sí mismos en otros vehículos. En otras palabras los genes favorecen las conductas “altruistas” en sus vehículos (organismos portadores de los genes) por razones “egoístas”.

Como se puede apreciar esta teoría no tiene nada que ver con el egoísmo en el sentido vernáculo de la palabra, Por eso mismo la propia persona  que introdujo el concepto del gen egoísta, el científico Richard Dawkins, lamentaba haber escogido el titulo “El Gen Egoista” en su discurso en el evento conmemorativo de la trigésima edición de su libro:

"Quiero decir algo, que ya dije en el prefacio de la edición del trigésimo aniversario, el titulo El Gen Egoísta; no creo que sea un gran titulo. Estoy bastante satisfecho con algunos de mis otros títulos, pero no creo que este sea de mis mejores. Puede dar y ya dio lugar a malentendidos. La mejor manera de explicarlo es corrigiendo la localización del énfasis. Si hacen hincapié en “Egoísta” entonces pensaran que el libra es sobre el Egoísmo, que no es, en su mayor parte es sobre altruismo."

"Puedo ver ahora como el titulo El Gen Egoísta puede ser malinterpretado, especialmente por aquellos filósofos que prefieren leer el libro solo por el titulo, omitiendo la extensa nota de pie de página que es el libro en sí. Títulos alternativos bien podrían ser El Gen Inmortal, El Vehículo altruista, o incluso El Gen Cooperativo. El libro igualmente podría haber sido titulado El Gen Cooperador, y apenas habría tenido que ser modificado."

(En realidad los filósofos que ataca son aquellos que señalaron las pretensiones en el campo de la conducta humana que había en su libro, por eso revisó las notas de pie de pagina en las siguientes versiones pero no lo quiere admitir. Por cierto ya había posteado una discusión anterior una de esas notas de pie de página aquí)

Dicho esto hay que aclarar que es una teoría bastante popular pero que tiene sus defectos, además en el siguiente libro que escribió, “El fenotipo extendido”, admitió que es empíricamente indemostrable.
En definitiva, en mi humilde opinión, en su estado actual, la genética, no se puede usar como argumento para defender ninguna posición en lo referente a la naturaleza altruista o egoísta de los seres humanos.

(Imágenes cortesía de Wikipedia en ingles)

Etiquetas: Dawkins”, egoísta”, “Egoísmo”, “Gen, “Richard, ”Altruismo”

Visitas: 412

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

Hola,

a propósito de este  tema, hace poco me enteré de un experimento bastante antiguo, el  de Dimitry Belyaev con zorros plateados. Me asombró la obtención, tras años de selección artificial, de animales totalmente mansos, las cambios morfológicos de los zorros,  pero sobre todo que primara lo genético sobre lo ambiental.  

http://solosomosmonos.blogspot.com/2011/09/los-experimentos-de-dimi...

Saludos cordiales. 

Con los zorros hay que ser un poco zorro

Un sabio consejo en medio de tanta filosofía ;) 



Sergio dijo:

Con los zorros hay que ser un poco zorro

Hola Xocolatito
En realidad contaba con ello por eso precisamente he abierto una nueva discusión en vez de comentar sobre la tuya, no quería que te sintieras obligado a debatir nada.
Pero parece que te has animado y me alegro por ello, sin embargo, tu respuesta, siento decir algo elusiva, sugiere que los datos que ofrecí no te convencieron de la inexistencia del gen del egoísmo, supongo que tienes otras pruebas mas contundentes, porque no se trata de opiniones se trata de hechos, ¿se ha aislado el « gen del egoísmo »?, ¿SI o NO?

Xocolatito dijo:

Hola, ¡qué coincidencia! hoy hablando con mi amigo Jose María Romera sobre la "crisis" ha salido la conversación del egoísmo y el altruísmo. Más o menos comentó lo siguiente: "Al grito de sálvese quién pueda los individuos adoptan posturas cada vez más egoístas. No hay que olvidar que el egoísmo y el altruísmo son manifestaciones adaptativas. Mientras que uno mira para el bien del individuo el otro antepone el beneficio de la especie. La misma persona puede comportarse de modo mezquino o generoso. El miedo y la desconfianza nos paraliza y nos vuelve agresivos".

No voy a entrar a debates con lo del gen egoísta pero Richard Dawkins está desfasadillo, actualmente te recomiendo a Antonio Damasio, Francisco Mora y sobre todo a Raymond Coppinger (etólogo, zoólogo, biólogo) y sus estudios sobre el comportamiento de los perros, teniendo especial énfasis en el tema de la evolución genética (a manos de la naturaleza y a manos humana). De Francisco Mora (Neuropsiquiatra) leería sobre todo lo relacionado a la evolución Darwiniana, por qué somos lo que somos y como somos.

Advierto que son libros muy técnicos y se debe tener una base bastante buena.

Hola Barbara,
Gracias por mencionar el experimento de los zorros plateados, no lo conocía.
Lo que si veo que demuestra es que no se puede favorecer el desarrollo de un rasgo independientemente de otros, de allí los imprevistos cambios fisiológicos resultantes de la domesticación de los zorros plateados.
Pero no veo la lógica de tu conclusión, que lo genético prima sobre lo ambiental…
De hecho mi intención era rebatir, especialmente en lo que se refiere a la conducta, la impresión que ha resultado de la ciencia popular que lo genético prima sobre lo ambiental o como solían decir antes « somos nuestros genes », gracias al reciente descubrimiento de la Epigenética, afirmaciones como esta ya no tienen base científica.
No todos los genes son expresados, es el epigenóma que a modo de un maestro dirigiendo una orquestra, quien decide que genes serán expresados y cuales no, y estas decisiones, pasaran a las siguientes generaciones sin afectar los existentes genes, Lo sorprendente es que el epigenóma si se ve afectado por el ambiente.
Por ejemplo, existe un gen llamado el gen agutí que afecta a los ratones que lo llevan convirtiéndoles en obesos roedores de pelaje color amarillo propensos a enfermedades como el cáncer o las diabetes, en la foto se pueden observar dos ratones portadores del gen :

Sin embargo uno de ellos, a pesar de tener el gen intacto, (la foto es de la madre y su cría) es totalmente sano y como se puede apreciar no presenta los síntomas mencionados, esto lo consiguió el investigador Randy Jirtle ya en el 2000, simplemente cambiando la dieta de la madre, logrando así que el gen no se expresara en su cría (en palabras mas sencillas el gen esta allí pero inactivo).
El mismo investigador tiene un interesante comentario al respecto:

« la Epigenética esta demostrando que tenemos algo de responsabilidad respecto a la integridad de nuestro genoma. Antes, los genes predeterminaban los resultados, Ahora todo lo que hacemos—todo lo que comemos o fumamos—puede afectar la expresión de nuestros genes y también la de futuras generaciones. La Epigenética introduce el concepto del libre albedrio en nuestra idea de la genética.»

Incluso después del nacimiento, la atención materna, afecta la expresión de los genes que regulan el comportamiento y las respuestas neuroendocrinas al estrés, así como el desarrollo sináptico del hipocampo! Michael Meaney, el neurocientífico que demostró esto estudiando animales, resumió las implicaciones de su descubrimiento con estas palabras:

« Estos experimentos hacen hincapié en la importancia del contexto en el desarrollo de una criatura desafiando las teorías predominantes de la biología y la psicología. Las respuestas adaptativas rudimentarias no son innatas o pasivamente surgen a partir del genoma, pero son moldeadas por el entorno. »

...

... 

La domesticación en particular conlleva cambios epigenéticos, en un artículo reciente del Science Daily explican que la repentina aparición de una enorme variedad de aves de corral de diferentes colores, formas y tamaños se ha producido en un tiempo récord, sobre lo cual dos investigadores suecos que han estudiado la genética de varias razas de pollos han concluido:

« Los resultados sugieren que la domesticación ha dado lugar a cambios epigenéticos. En más de 70% de los genes, los pollos domésticos han retenido un mayor grado de metilación (La metilación es una alteración química de la molécula de ADN que puede afectar la expresión del gen, pero a diferencia de una mutación que no aparece en la estructura del ADN). Dado que la metilación es un proceso mucho más rápido que las mutaciones al azar, y puede ocurrir como resultado del estrés y otras experiencias, esto puede explicar cómo la variación dentro de una especie puede aumentar de manera tan dramática en poco tiempo.»

Me atrevería a decir que similarmente, el experimento de los zorros plateados también es un caso de variación epigenética (lo que cambio no son los genes, sino cuales son expresados en respuesta al entorno incluyendo el trato humano) y no de evolución en el sentido tradicional (mutaciones genéticas).

Saludos cordiales.


Responder a debate

RSS

TODO DISCAPACIDAD

© 2004 - 2014   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio