Veamos, llevo ya un año hablando y acercándome al mundo devotee .
Hasta ahora, supongo, tenía la concepción de que se trataban de personas que sentían atracción, básicamente sexual, por otras con discapacidad.

Seguramente no es lo más habitual, pero en este tiempo nunca me ha parecido de perturbados, ni algo pecaminoso ni pervertido. Sin embargo, tenía la sensación que socialmente era algo muy mal visto, razón por lo que a la mayoría le costaba reconocerlo.

En cinco días, mis ideas han empezado a tambalearse. Todo por un único motivo, el gran número de proposiciones «indecentes» que he recibido por parte de hombres que, os aseguro, se pueden considerar de todo menos devotee.
A lo mejor sólo por morbo. Quizás únicamente por curiosidad. Tal vez sea un fetiche.

Entonces, ¿realmente es algo tan raro y escabroso para tener que ocultar?
¿Qué diferencia un devotee de otro que no lo es?


¡Cada día estoy más confundida!

Etiquetas: devotee

Visitas: 1138

Responde a esto

Respuestas a esta discusión

No estoy en esta red por ser devotee, sino por discapacidad aunque mi discapacidad no es física. Espero me disculpes Mado si abuso opinando en esta discusión, pero puede que dentro de tu confusión manifiesta mi opinión tenga algún grado de validez.

Una buena parte de los prejuicios contra los devotees tiene que ver con que no es normal que alguien sienta atracción por lo que no es un ideal, a pesar de que lo normal es ser diferente, en tener "defectos". Si tienes una prótesis en la articulación te mirarán diferente a si tienes una prótesis mamaría que se supone es para resaltar la belleza de los senos. Solo porque uno es un "ideal" y el otro no.

Los "ideales" de belleza son una deformación de la conducta humana, no lo que deberían ser. Nuestro cuerpo es bello no por un ideal, es bello porque es una exensión de nosotros, porque transmite parte de lo que somos, con el tacto, con la vista, con la forma en que puede dar o recibir afecto. El ser diferente no lo hace menos, tampoco debería hacerlo más. Pero también tiene su valor en ser diferente. Un punto a favor de lo devotees es poder tener la capacidad de ver belleza en lo diferente.

La diferencia entre ser devotee y no serlo no podría decirla con presición, pues puede ser difícil ponernos de acuerdo en la definición por eso pienso en.. ¿cuál es el límite de lo que está bien o está mal? Creo que el límite está entre amar la diversidad o amar la discapacidad. Aclaro... soy de los que habla de persona con diversidad funcional y no con discapacidad, porque la discapacidad (su dificultad o imposibilidad para relizar acciones específicas) es solo una situación por la que la persona pasa... aunque muchas veces la situación es permanente (por diversos motivos) sigue siendo una situación es decir no es necesariamente inherente a la persona.

Si una persona ama su discapacidad quiere decir que le gusta que sea dependiente, que no tenga la autonomía necesaria, que "ama" sus dificultades para movilizarse o para otras actividades. Pero si ama su diversidad, ama a esa persona con sus defectos y fortalezas. Se esforzará porque sea una persona independiente, plena en sus derechos y con autonomía en sus acciones y decisiones.

Asumiendo que un devotee ame, le excite, le interese esa discapacidad de la persona, pienso que aunque me parezca mal, es una opción válida en un mundo que rechaza la diversidad, dónde pensamientos como "Le valoro, le quiero, pero no viviría con ella" son desafortunadamente muy normales. Si alquien no tiene el valor de compartir su vida con una persona con diversidad funcional, no tiene derecho a cuestionar ese tipo de relación.

Juceo no es ningún abuso el que me respondas, al contrario, te lo agradezco, todas las opiniones son buenas siempre que se hagan desde el respeto.

Reconozco que mi perspectiva quizás difiera de muchas personas con discapacidad. A diferencia de ti, el término «diversidad funcional» me parece una manera de querer minimizar una realidad con la que tiovivo diariamente. Puedo emplear el término que quiera, pero no es que tenga una manera diferente de realizar las cosas, simplemente no puedo hacerlas.
¿Soy minusválida o inválida? ¡Por favor, no! Soy tanto o más válida que muchas personas que pueden mover sus manos y brazos... Pero, es cierto, mis capacidades están alteradas... y, por ejemplo, no podré utilizar un bolígrafo con la mano, pero sí escribir con un bolígrafo en la boca. Es cuestión de ingenio, lucha y superación. Bueno, o de aceptación!
De todas maneras, no soy de las personas que da mucha importancia a la palabra, creo que es más reprobable el tono en el que a menudo se utiliza. Pero ésta ya es otra cuestión.

Imagino que deberían ser los propios devotee los que matizaran, sin embargo, no estoy muy de acuerdo con que un devotee ame esa dependencia como tú crees, llegando al grado de la anulación de la persona con discapacidad.

Lógicamente, somos humanos y no se puede generalizar, cada persona es un mundo diferente. Pero si algo he sentido con la gran mayoría con los que he hablado, es el poder que las personas con discapacidad tenemos sobre ellos. Seguramente es difícil entender que alguien pueda sentir atracción por todo aquello que para nosotros es un impedimento, limitación o una lacra, un recuerdo constante de que no somos los que éramos o los que podíamos ser.

Y, repito, entiendo que para muchos resulte difícil de entender, pero para mí es sólo una muestra de valorar todos mis esfuerzos. Y me gusta. Para la mayoría de gente, mis apuntes son sólo cuatro garabatos; para ellos, una obra de arte.

Probablemente, no lo voy a negar, en un inicio se pueden acercar a mí por mi discapacidad, no por mi persona. ¿Y qué pasa con esa gran mayoría que no se acercan a mí simplemente por mi discapacidad? ¿Cuál es la diferencia?

Sin embargo, mi duda de hoy va un poco más allá. Es sólo por una experiencia personal. Cinco días, pero cinco días tan intensos que me han servido para darme cuenta que esa atracción, ese morbo, ese fetichismo... se llame como se llame, no es tan extraño como yo creía y me refiero en un circulo completamente distinto al de la discapacidad y, especialmente, si nos referimos a hombres.

¡Qué rollo, lo dejo por hoy!



juceo dijo:

No estoy en esta red por ser devotee, sino por discapacidad aunque mi discapacidad no es física. Espero me disculpes Mado si abuso opinando en esta discusión, pero puede que dentro de tu confusión manifiesta mi opinión tenga algún grado de validez.

Una buena parte de los prejuicios contra los devotees tiene que ver con que no es normal que alguien sienta atracción por lo que no es un ideal, a pesar de que lo normal es ser diferente, en tener "defectos". Si tienes una prótesis en la articulación te mirarán diferente a si tienes una prótesis mamaría que se supone es para resaltar la belleza de los senos. Solo porque uno es un "ideal" y el otro no.

Los "ideales" de belleza son una deformación de la conducta humana, no lo que deberían ser. Nuestro cuerpo es bello no por un ideal, es bello porque es una exensión de nosotros, porque transmite parte de lo que somos, con el tacto, con la vista, con la forma en que puede dar o recibir afecto. El ser diferente no lo hace menos, tampoco debería hacerlo más. Pero también tiene su valor en ser diferente. Un punto a favor de lo devotees es poder tener la capacidad de ver belleza en lo diferente.

La diferencia entre ser devotee y no serlo no podría decirla con presición, pues puede ser difícil ponernos de acuerdo en la definición por eso pienso en.. ¿cuál es el límite de lo que está bien o está mal? Creo que el límite está entre amar la diversidad o amar la discapacidad. Aclaro... soy de los que habla de persona con diversidad funcional y no con discapacidad, porque la discapacidad (su dificultad o imposibilidad para relizar acciones específicas) es solo una situación por la que la persona pasa... aunque muchas veces la situación es permanente (por diversos motivos) sigue siendo una situación es decir no es necesariamente inherente a la persona.

Si una persona ama su discapacidad quiere decir que le gusta que sea dependiente, que no tenga la autonomía necesaria, que "ama" sus dificultades para movilizarse o para otras actividades. Pero si ama su diversidad, ama a esa persona con sus defectos y fortalezas. Se esforzará porque sea una persona independiente, plena en sus derechos y con autonomía en sus acciones y decisiones.

Asumiendo que un devotee ame, le excite, le interese esa discapacidad de la persona, pienso que aunque me parezca mal, es una opción válida en un mundo que rechaza la diversidad, dónde pensamientos como "Le valoro, le quiero, pero no viviría con ella" son desafortunadamente muy normales. Si alquien no tiene el valor de compartir su vida con una persona con diversidad funcional, no tiene derecho a cuestionar ese tipo de relación.

Solo algunas aclaraciones pues creo que no logré hacerme entender en mi anterior post, así que pueda que algo me extienda para ver si logro expresar con claridad mis ideas.

Sobre la diversidad funcional... es un poco más que eso, no es un intento de minimizar el problema, por el contrario es la filosofía detrás de «vida independiente» o de «acceso universal» que ha logrado que personas con cuadraplejia puedan ser artistas, o que personas con discapacidad cognitiva puedan llegar a entender y moverse sin problemas en ciertos espacios o que construye exoesqueletos que permitan realizar acciones que se consideran que "no pueden". Bueno, de eso entre otras cosas se ocupa el movimiento por la diversidad funcional, pero seguro hay otro espacio para ser más específicos.

Pero, yo mencionaba eso en el escrito por el hecho de aclarar que cuando hablo en mi respuesta sobre discapacidad lo digo como algo negativo, mientras la diversidad es lo positivo. No por negar y usar un eufemismo, sino por decir qué es lo que nos gusta o qué es lo que amamos y qué es lo que no se debe resaltar.

Esto aclarando que no mencioné que los devotees amen esa dependencia, porque tengo la misma pregunta que hiciste al principio. No sé la diferencia exacta entre quien es un devotee y quién no lo es?... por eso dejé la definición de devotees por fuera, así que cuando me refería a lo bueno y a lo malo no estaba hablando específicamente de devotee sino de ese tipo de relación que se presenta.

Y lo menciono con conocimiento de causa por experiencias que he conocido, comentario de una persona que se autodenomina devotee y por los videos "eróticos" conocidos hechos por devotees. En todos esos casos ocurría que una persona le pedía o obligaba que hiciera cosas que no pueden hacer, o son torpes o hacen con dificultad como andar con muletas etc. Así que por eso mi comentario.

Es claro que eso se considera devotee, por la comunidad, pero desconozco si hay matices o si una persona que le gusta la diversidad pero no comparte esa forma de ver el mundo ya no es devotee, o esos casos son una exageración de esa conducta o punto de vista, pues como comenté tengo muchas dudas sobre la definición.

En general pienso que amar la diversidad no merecería ningún calificativo especial, no tiene que ser devotee sino una persona normal. Bueno cómo sea... me ayudaría mucho que tú o alguien diera su definición de devotee, sus alcances, si incluye los casos que menciono o no. Si alguien como yo que siente atracción física por la diversidad en las personas, pero no por encima de su visión del mundo o de su carácter o de otras consideraciones de su personalidad puede ser considerada devotee. (presiento que la respuesta es No, pero me gustaría saberlo).

Y por último reitero que aunque no comparto algunas cosas de la visión del mundo (hablando solo para cuando se ve como un fetiche) y seguro tendré mis objeciones, pero probablemente no es peor ni mejor que otros fetiches que se presentan en las relaciones "normales", (que no soy excento de tenerlos, y puede que no tan normales) por eso comparto completamente que son válidos. Nadie tiene derecho a decir como ejercer su sexualidad a otras personas, eso no quita la opinión que uno tenga sobre eso y lo que pueda uno pensar sobre consecuencias (positivas o negativas) que pueda traer en una relación.

Como ves, no tengo mucho que aportar, salvo un punto de vista que tiene más preguntas que respuestas... Y sobre lo que sientes o el momento que estás pasando, el tiempo seguro te aclarará las cosas más temprano que tarde y presiento hacia donde lo hará. A veces es preferible arrepentirnos (si es el caso) de vivir ciertas cosas que de nunca haberlo siquiera intentado (o probado).


MaDO dijo:

Juceo no es ningún abuso el que me respondas, al contrario, te lo agradezco, todas las opiniones son buenas siempre que se hagan desde el respeto.

Reconozco que mi perspectiva quizás difiera de muchas personas con discapacidad. A diferencia de ti, el término «diversidad funcional» me parece una manera de querer minimizar una realidad con la que tiovivo diariamente. Puedo emplear el término que quiera, pero no es que tenga una manera diferente de realizar las cosas, simplemente no puedo hacerlas.
¿Soy minusválida o inválida? ¡Por favor, no! Soy tanto o más válida que muchas personas que pueden mover sus manos y brazos... Pero, es cierto, mis capacidades están alteradas... y, por ejemplo, no podré utilizar un bolígrafo con la mano, pero sí escribir con un bolígrafo en la boca. Es cuestión de ingenio, lucha y superación. Bueno, o de aceptación!
De todas maneras, no soy de las personas que da mucha importancia a la palabra, creo que es más reprobable el tono en el que a menudo se utiliza. Pero ésta ya es otra cuestión.

Imagino que deberían ser los propios devotee los que matizaran, sin embargo, no estoy muy de acuerdo con que un devotee ame esa dependencia como tú crees, llegando al grado de la anulación de la persona con discapacidad.

Lógicamente, somos humanos y no se puede generalizar, cada persona es un mundo diferente. Pero si algo he sentido con la gran mayoría con los que he hablado, es el poder que las personas con discapacidad tenemos sobre ellos. Seguramente es difícil entender que alguien pueda sentir atracción por todo aquello que para nosotros es un impedimento, limitación o una lacra, un recuerdo constante de que no somos los que éramos o los que podíamos ser.

Y, repito, entiendo que para muchos resulte difícil de entender, pero para mí es sólo una muestra de valorar todos mis esfuerzos. Y me gusta. Para la mayoría de gente, mis apuntes son sólo cuatro garabatos; para ellos, una obra de arte.

Probablemente, no lo voy a negar, en un inicio se pueden acercar a mí por mi discapacidad, no por mi persona. ¿Y qué pasa con esa gran mayoría que no se acercan a mí simplemente por mi discapacidad? ¿Cuál es la diferencia?

Sin embargo, mi duda de hoy va un poco más allá. Es sólo por una experiencia personal. Cinco días, pero cinco días tan intensos que me han servido para darme cuenta que esa atracción, ese morbo, ese fetichismo... se llame como se llame, no es tan extraño como yo creía y me refiero en un circulo completamente distinto al de la discapacidad y, especialmente, si nos referimos a hombres.

¡Qué rollo, lo dejo por hoy!



juceo dijo:

No estoy en esta red por ser devotee, sino por discapacidad aunque mi discapacidad no es física. Espero me disculpes Mado si abuso opinando en esta discusión, pero puede que dentro de tu confusión manifiesta mi opinión tenga algún grado de validez.

Una buena parte de los prejuicios contra los devotees tiene que ver con que no es normal que alguien sienta atracción por lo que no es un ideal, a pesar de que lo normal es ser diferente, en tener "defectos". Si tienes una prótesis en la articulación te mirarán diferente a si tienes una prótesis mamaría que se supone es para resaltar la belleza de los senos. Solo porque uno es un "ideal" y el otro no.

Los "ideales" de belleza son una deformación de la conducta humana, no lo que deberían ser. Nuestro cuerpo es bello no por un ideal, es bello porque es una exensión de nosotros, porque transmite parte de lo que somos, con el tacto, con la vista, con la forma en que puede dar o recibir afecto. El ser diferente no lo hace menos, tampoco debería hacerlo más. Pero también tiene su valor en ser diferente. Un punto a favor de lo devotees es poder tener la capacidad de ver belleza en lo diferente.

La diferencia entre ser devotee y no serlo no podría decirla con presición, pues puede ser difícil ponernos de acuerdo en la definición por eso pienso en.. ¿cuál es el límite de lo que está bien o está mal? Creo que el límite está entre amar la diversidad o amar la discapacidad. Aclaro... soy de los que habla de persona con diversidad funcional y no con discapacidad, porque la discapacidad (su dificultad o imposibilidad para relizar acciones específicas) es solo una situación por la que la persona pasa... aunque muchas veces la situación es permanente (por diversos motivos) sigue siendo una situación es decir no es necesariamente inherente a la persona.

Si una persona ama su discapacidad quiere decir que le gusta que sea dependiente, que no tenga la autonomía necesaria, que "ama" sus dificultades para movilizarse o para otras actividades. Pero si ama su diversidad, ama a esa persona con sus defectos y fortalezas. Se esforzará porque sea una persona independiente, plena en sus derechos y con autonomía en sus acciones y decisiones.

Asumiendo que un devotee ame, le excite, le interese esa discapacidad de la persona, pienso que aunque me parezca mal, es una opción válida en un mundo que rechaza la diversidad, dónde pensamientos como "Le valoro, le quiero, pero no viviría con ella" son desafortunadamente muy normales. Si alquien no tiene el valor de compartir su vida con una persona con diversidad funcional, no tiene derecho a cuestionar ese tipo de relación.

Hola!

¿Sabes qué pienso? Que seguramente necesitaría conocer la opinión de los propios devotees para poder entender un poco mejor la diferencia.

SIN EMBARGO, me parece un placer y un lujo poder conocer (o leer) tus opiniones!

Aunque sólo sea por eso, ya ha valido la pena abrir el hilo de esta discusión. Encantada de hablar contigo.

Hablamos... si quieres!

juceo dijo:

Solo algunas aclaraciones pues creo que no logré hacerme entender en mi anterior post, así que pueda que algo me extienda para ver si logro expresar con claridad mis ideas.

Sobre la diversidad funcional... es un poco más que eso, no es un intento de minimizar el problema, por el contrario es la filosofía detrás de «vida independiente» o de «acceso universal» que ha logrado que personas con cuadraplejia puedan ser artistas, o que personas con discapacidad cognitiva puedan llegar a entender y moverse sin problemas en ciertos espacios o que construye exoesqueletos que permitan realizar acciones que se consideran que "no pueden". Bueno, de eso entre otras cosas se ocupa el movimiento por la diversidad funcional, pero seguro hay otro espacio para ser más específicos.

Pero, yo mencionaba eso en el escrito por el hecho de aclarar que cuando hablo en mi respuesta sobre discapacidad lo digo como algo negativo, mientras la diversidad es lo positivo. No por negar y usar un eufemismo, sino por decir qué es lo que nos gusta o qué es lo que amamos y qué es lo que no se debe resaltar.

Esto aclarando que no mencioné que los devotees amen esa dependencia, porque tengo la misma pregunta que hiciste al principio. No sé la diferencia exacta entre quien es un devotee y quién no lo es?... por eso dejé la definición de devotees por fuera, así que cuando me refería a lo bueno y a lo malo no estaba hablando específicamente de devotee sino de ese tipo de relación que se presenta.

Y lo menciono con conocimiento de causa por experiencias que he conocido, comentario de una persona que se autodenomina devotee y por los videos "eróticos" conocidos hechos por devotees. En todos esos casos ocurría que una persona le pedía o obligaba que hiciera cosas que no pueden hacer, o son torpes o hacen con dificultad como andar con muletas etc. Así que por eso mi comentario.

Es claro que eso se considera devotee, por la comunidad, pero desconozco si hay matices o si una persona que le gusta la diversidad pero no comparte esa forma de ver el mundo ya no es devotee, o esos casos son una exageración de esa conducta o punto de vista, pues como comenté tengo muchas dudas sobre la definición.

En general pienso que amar la diversidad no merecería ningún calificativo especial, no tiene que ser devotee sino una persona normal. Bueno cómo sea... me ayudaría mucho que tú o alguien diera su definición de devotee, sus alcances, si incluye los casos que menciono o no. Si alguien como yo que siente atracción física por la diversidad en las personas, pero no por encima de su visión del mundo o de su carácter o de otras consideraciones de su personalidad puede ser considerada devotee. (presiento que la respuesta es No, pero me gustaría saberlo).

Y por último reitero que aunque no comparto algunas cosas de la visión del mundo (hablando solo para cuando se ve como un fetiche) y seguro tendré mis objeciones, pero probablemente no es peor ni mejor que otros fetiches que se presentan en las relaciones "normales", (que no soy excento de tenerlos, y puede que no tan normales) por eso comparto completamente que son válidos. Nadie tiene derecho a decir como ejercer su sexualidad a otras personas, eso no quita la opinión que uno tenga sobre eso y lo que pueda uno pensar sobre consecuencias (positivas o negativas) que pueda traer en una relación.

Como ves, no tengo mucho que aportar, salvo un punto de vista que tiene más preguntas que respuestas... Y sobre lo que sientes o el momento que estás pasando, el tiempo seguro te aclarará las cosas más temprano que tarde y presiento hacia donde lo hará. A veces es preferible arrepentirnos (si es el caso) de vivir ciertas cosas que de nunca haberlo siquiera intentado (o probado).


MaDO dijo:

Juceo no es ningún abuso el que me respondas, al contrario, te lo agradezco, todas las opiniones son buenas siempre que se hagan desde el respeto.

Reconozco que mi perspectiva quizás difiera de muchas personas con discapacidad. A diferencia de ti, el término «diversidad funcional» me parece una manera de querer minimizar una realidad con la que tiovivo diariamente. Puedo emplear el término que quiera, pero no es que tenga una manera diferente de realizar las cosas, simplemente no puedo hacerlas.
¿Soy minusválida o inválida? ¡Por favor, no! Soy tanto o más válida que muchas personas que pueden mover sus manos y brazos... Pero, es cierto, mis capacidades están alteradas... y, por ejemplo, no podré utilizar un bolígrafo con la mano, pero sí escribir con un bolígrafo en la boca. Es cuestión de ingenio, lucha y superación. Bueno, o de aceptación!
De todas maneras, no soy de las personas que da mucha importancia a la palabra, creo que es más reprobable el tono en el que a menudo se utiliza. Pero ésta ya es otra cuestión.

Imagino que deberían ser los propios devotee los que matizaran, sin embargo, no estoy muy de acuerdo con que un devotee ame esa dependencia como tú crees, llegando al grado de la anulación de la persona con discapacidad.

Lógicamente, somos humanos y no se puede generalizar, cada persona es un mundo diferente. Pero si algo he sentido con la gran mayoría con los que he hablado, es el poder que las personas con discapacidad tenemos sobre ellos. Seguramente es difícil entender que alguien pueda sentir atracción por todo aquello que para nosotros es un impedimento, limitación o una lacra, un recuerdo constante de que no somos los que éramos o los que podíamos ser.

Y, repito, entiendo que para muchos resulte difícil de entender, pero para mí es sólo una muestra de valorar todos mis esfuerzos. Y me gusta. Para la mayoría de gente, mis apuntes son sólo cuatro garabatos; para ellos, una obra de arte.

Probablemente, no lo voy a negar, en un inicio se pueden acercar a mí por mi discapacidad, no por mi persona. ¿Y qué pasa con esa gran mayoría que no se acercan a mí simplemente por mi discapacidad? ¿Cuál es la diferencia?

Sin embargo, mi duda de hoy va un poco más allá. Es sólo por una experiencia personal. Cinco días, pero cinco días tan intensos que me han servido para darme cuenta que esa atracción, ese morbo, ese fetichismo... se llame como se llame, no es tan extraño como yo creía y me refiero en un circulo completamente distinto al de la discapacidad y, especialmente, si nos referimos a hombres.

¡Qué rollo, lo dejo por hoy!



juceo dijo:

No estoy en esta red por ser devotee, sino por discapacidad aunque mi discapacidad no es física. Espero me disculpes Mado si abuso opinando en esta discusión, pero puede que dentro de tu confusión manifiesta mi opinión tenga algún grado de validez.

Una buena parte de los prejuicios contra los devotees tiene que ver con que no es normal que alguien sienta atracción por lo que no es un ideal, a pesar de que lo normal es ser diferente, en tener "defectos". Si tienes una prótesis en la articulación te mirarán diferente a si tienes una prótesis mamaría que se supone es para resaltar la belleza de los senos. Solo porque uno es un "ideal" y el otro no.

Los "ideales" de belleza son una deformación de la conducta humana, no lo que deberían ser. Nuestro cuerpo es bello no por un ideal, es bello porque es una exensión de nosotros, porque transmite parte de lo que somos, con el tacto, con la vista, con la forma en que puede dar o recibir afecto. El ser diferente no lo hace menos, tampoco debería hacerlo más. Pero también tiene su valor en ser diferente. Un punto a favor de lo devotees es poder tener la capacidad de ver belleza en lo diferente.

La diferencia entre ser devotee y no serlo no podría decirla con presición, pues puede ser difícil ponernos de acuerdo en la definición por eso pienso en.. ¿cuál es el límite de lo que está bien o está mal? Creo que el límite está entre amar la diversidad o amar la discapacidad. Aclaro... soy de los que habla de persona con diversidad funcional y no con discapacidad, porque la discapacidad (su dificultad o imposibilidad para relizar acciones específicas) es solo una situación por la que la persona pasa... aunque muchas veces la situación es permanente (por diversos motivos) sigue siendo una situación es decir no es necesariamente inherente a la persona.

Si una persona ama su discapacidad quiere decir que le gusta que sea dependiente, que no tenga la autonomía necesaria, que "ama" sus dificultades para movilizarse o para otras actividades. Pero si ama su diversidad, ama a esa persona con sus defectos y fortalezas. Se esforzará porque sea una persona independiente, plena en sus derechos y con autonomía en sus acciones y decisiones.

Asumiendo que un devotee ame, le excite, le interese esa discapacidad de la persona, pienso que aunque me parezca mal, es una opción válida en un mundo que rechaza la diversidad, dónde pensamientos como "Le valoro, le quiero, pero no viviría con ella" son desafortunadamente muy normales. Si alquien no tiene el valor de compartir su vida con una persona con diversidad funcional, no tiene derecho a cuestionar ese tipo de relación.


Hola!

espero que no te moleste,pero estoy totalmente en desacuerdo contigo. ¿Indecentes? ¿por qué? ¿por qué me ven como mujer?

¡Bendita indecenciaaaaa! Es lo que soy, una mujer. Una mujer en silla, pero una mujer.

¿locos sexuales? ¿Por qué? ¿acaso nosotros no tenemos derecho a sentir y amar?

Devos y no devos son sencillamente personas, con defectos y virtudes, con fantasías y sentimientos...

Si sentirse atraído por mí es sólo cosa de locos... ¡Bienvenida la locura!

En realidad, mi duda era otra, porque creo que detrás de un devotee hay mucho más que morbo. Pero en fin, veo que ninguno me contesta. Tendré que seguir dudando


Dolores luna dijo:

No hay ninguna diferencia, los señores tienen de todo como nosotras, unos son románticos, otros necios etc...depende de nosotras mismas que ellos sean así como dices indecentes, en algún momento dejan de ser Romeo y se vuelven otra cosa pero de si mismas depende que no tomen vuelo y jueguen con nosotras. Personalmente no me gustan. Igual es bueno saber que piensan porque sí hay algunos que son más locos sexuales.

je,je... el entrecomillado es por algo!!

Pero te voy a dar la razón, puede causar confusión. En realidad, es que estaba escuchando también la canción de la proposición indecente de Romeo Santos!!

Estaba sorprendida, pero gratamente. Durante 29 años he pensado que ningún hombre (o persona) podía sentirse atraído por mi básicamente por mi discapacidad. Durante este último año he llegado a pensar que sólo un devotee me podría ver como mujer... y, en menos de cinco días, he visto que estaba equivocada.

De ahí mi duda, ¿por qué un devotee a veces se avergüenza de reconocer que pueda sentir esa tracción cuando en realidad es algo bastante habitual entre los hombres?

¡tienes toda la razón, estoy llena de dudas!!!

Dolores luna dijo:


tu misma lo dijiste, yo no ....

En cinco días, mis ideas han empezado a tambalearse. Todo por un único motivo, el gran número de proposiciones «indecentes» que he recibido por parte de hombres que, os aseguro, se pueden considerar de todo menos devotee. Dicho por ti, estas muy confundida tienes razón....

MaDO dijo:


Hola!

espero que no te moleste,pero estoy totalmente en desacuerdo contigo. ¿Indecentes? ¿por qué? ¿por qué me ven como mujer?

¡Bendita indecenciaaaaa! Es lo que soy, una mujer. Una mujer en silla, pero una mujer.

¿locos sexuales? ¿Por qué? ¿acaso nosotros no tenemos derecho a sentir y amar?

Devos y no devos son sencillamente personas, con defectos y virtudes, con fantasías y sentimientos...

Si sentirse atraído por mí es sólo cosa de locos... ¡Bienvenida la locura!

En realidad, mi duda era otra, porque creo que detrás de un devotee hay mucho más que morbo. Pero en fin, veo que ninguno me contesta. Tendré que seguir dudando


Dolores luna dijo:

No hay ninguna diferencia, los señores tienen de todo como nosotras, unos son románticos, otros necios etc...depende de nosotras mismas que ellos sean así como dices indecentes, en algún momento dejan de ser Romeo y se vuelven otra cosa pero de si mismas depende que no tomen vuelo y jueguen con nosotras. Personalmente no me gustan. Igual es bueno saber que piensan porque sí hay algunos que son más locos sexuales.

En mi modesta opinión, no soy experta en el tema, creo que la persona debotee persigue la conquista de un fetiche y no tanto de compartir una experiencia amorosa o sexual con la persona con discapacidad. El devotee se siente muy atraido por la persona con discapacidad física pero creo que lo que le deja complacido es "el papel de regalo“ más que el regalo en si (que sería la persona). Por su puesto que habrá de todo dentro de las personas devotee, pero creo que el que se enamore o le guste una persona con discapacidad es algo independiente a ese gusto “devotee“.
Sobre que si una persona con discapacidad pueda enamorar o atraer a otras personas con o sin discapacidad , claro que si es posible!!! Pero esa historia comienza por quererse a una misma.

Hola Mónica!!

Creo que dices una cosa super importante: [...] comienza po quererse a una misma.

Y tienes toda la razón, socialmente siempre he sentido cara de pena a mi alrededor ¡pobre chica! Por eso creo que debo dar las gracias a todos los devotees (que por cierto, no me contestan!!). Ha sido gracias a ellos que yo he empezado valorarme, no como persona que hace mucho que estoy orgullosa de mi misma, sino como mujer.

Y sin embargo, creo que lo de papel de regalo es todo lo contrario. Un hombre que no sea devotee sólo ve lo que ve, sería el envoltorio. Al contrario, un devotee creo que se siente atraído por un todo.

Supongo que se les puede recriminar que no vean el interior... bueno, más o menos lo que sucede cuando vas una noche de discoteca y se te acerca alguien... No nos engañemos, a menudo lo único que se busca es sexo, así que el interior no importa, independientemente de que se tenga o no se tenga una discapacidad. Lo importante es tener claro lo que se busca y lo que se quiere.

tengo la sensación que delante de un devotee puedo ser siempre yo misma, no tengo que estar intentando aparentar lo que no soy. Lo que para mí es un movimiento torpe y lento... es para muchos de ellos, una maravilla. Y, será inmodestia, eso me hace sentir especial... ¡y muy poderosa!!



Mónica dijo:

En mi modesta opinión, no soy experta en el tema, creo que la persona debotee persigue la conquista de un fetiche y no tanto de compartir una experiencia amorosa o sexual con la persona con discapacidad. El devotee se siente muy atraido por la persona con discapacidad física pero creo que lo que le deja complacido es "el papel de regalo“ más que el regalo en si (que sería la persona). Por su puesto que habrá de todo dentro de las personas devotee, pero creo que el que se enamore o le guste una persona con discapacidad es algo independiente a ese gusto “devotee“.
Sobre que si una persona con discapacidad pueda enamorar o atraer a otras personas con o sin discapacidad , claro que si es posible!!! Pero esa historia comienza por quererse a una misma.

Lhola que tal. Para mi la intimidad de dos personas es lo mas importante. Sentirse bien y experimentar sensaciones nueva con alguien que piense igual es lo unico que vale. Lo que opinen los demas. No importa. 

¡me gusta!!

Dario dijo:

Lhola que tal. Para mi la intimidad de dos personas es lo mas importante. Sentirse bien y experimentar sensaciones nueva con alguien que piense igual es lo unico que vale. Lo que opinen los demas. No importa. 

Hola.

Me considero devotee y daré mi opinión PERSONAL. Para mí, ser devotee va más allá de una atracción sexual. Ser devotee significa sentir una atracción tanto física como sentimental por personas con alguna "discapacidad". El gusto por una persona "discapacitada" puede explicarse de la misma forma como explicas que te gusta una persona con ciertas características físicas (alta, baja, delgada, gorda, etc.); Es el tipo de persona ideal.

Ahora, el problema con reconocerlo está en que la sociedad te tacha de enfermo o loco por tus gustos "diferentes". Me explico: para la sociedad no es normal que gustes preferiblemente de una persona "discapacitada" sobre una persona normal, porque son vistas como una carga o como algo que no es útil. Incluso las mismas personas "discapacitadas" se auto-discriminan tachando a los devotees de "enfermos", porque asumen que el gusto es solo por la "discapacidad" pero en el fondo del asunto la atracción es por cómo eres como persona, con tus cualidades y defectos reconociendo que todos somos diferentes y tenemos capacidades diferentes y por ninguna razón hemos dejado de ser personas.

El problema de fondo es la normalización de los estándares de belleza y de lo "normal" impuestos en la sociedad y todo el que no encaje ahí está mal.

En conclusión, para mí son personas normales con un look diferente que me atrae, con tantas cualidades como cualquier otra persona y que te puede ofrecer mucho como persona.

Y para finalizar, están las personas que solo tienen una atracción sexual por la "discapacidad" de una persona y solo quieren experimentar sexualmente, lo cual no está mal. El problema que yo veo es la forma de abordar a las personas y las insinuaciones que puedan hacer ya que para cualquiera sería incómodo que lo transformen en un objeto sexual como si no tuviera la capacidad de sentir.

Uso la palabra discapacidad entre comillas porque es la denominación "normal" pero difiero de su concepto pues no tienen menos capacidades solo diferentes como cualquier otra persona.

Hola MaDo...la diferencia radica en el sentir de las personas y el tiempo que le demuestre afecto y constancia a ese particular ser...un hombre se convierte en devotee porque se enamora de ese ser diferente a el...y pienso que  esa atracción no es un pecado para ser condenado por la sociedad...al contrario se le debería de admirar porque no todos los hombres dominan su ego...existen quienes no les importa el tipo de discapacidad sino que han aprendido a valorar a esas personas por lo que son y eso...ESO ES LO QUE VALE... DE MI PARTE LOS ADMIRO y si una chica tiene la dicha de encontrarse con uno...que no lo califique como DEVOTEE mas bien dígale has encontrado a un buen hombre de Dios...

Responder a debate

RSS

© 2004 - 2019   Anundis.com :: Discapacidad :: Red Social   Tecnología de

Emblemas  |  Reportar un problema  |  Términos de servicio